17 DE DICIEMBRE

Pacto mundial para una migración segura, regular y ordenada

Ojalá que, como ha afirmado el Papa Francisco este domingo, sea un marco de referencia para la comunidad internacional

Audio

Ojalá que, como ha afirmado el Papa Francisco este domingo, sea un marco de referencia para la comunidad internacional

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 06:01

El Pacto Mundial para una Migración Segura, Regular y Ordenada comenzó a gestarse en 2016, tras una declaración de los 193 miembros de la ONU, en la que asumían que ninguno era capaz de abordar el fenómeno migratorio en solitario. Ahora, tras más de dos años de trabajos, el Pacto Mundial se acaba de firmar en Marruecos, con un texto polémico hasta el punto de que 11 países que ayudaron a negociarlo se han terminado por desvincular. En Estados Unidos, el Gobierno de Donald Trump, fue el primero en desmarcarse del Pacto; en Canadá, Francia o Austria ha sido utilizado como arma política, y en Bélgica, el revuelo ha llegado a tal punto que el Gobierno se ha roto después de que el primer ministro rubricara el Pacto. 


El texto cuenta con aportaciones positivas. Considera las migraciones como un fenómeno que puede constituir una gran oportunidad para todos, en lugar de verlo como un problema, y aboga, como se indica en el propio título, por una migración segura, ordenada y regular, incidiendo en el compromiso de crear condiciones políticas, económicas y ambientales para que las personas puedan vivir de manera pacífica, productiva y sostenible en su propio país y cumplir sus aspiraciones personales sin verse obligadas a emigrar. También es verdad que el Pacto está trufado de algunas declaraciones grandilocuentes, políticamente correctas, y que parecen estar en la agenda internacional, vengan o no a cuento, como cuando se habla de incorporar a las migraciones la perspectiva de género. 


El Pacto no es vinculante y es una lástima que haya nacido con una división tan marcada. Ojalá que, como ha afirmado el Papa Francisco este domingo, sea un marco de referencia para la comunidad internacional, y una herramienta, con la que la comunidad internacional pueda trabajar con responsabilidad, solidaridad y compasión hacia quienes, por diferentes motivos, han tenido que dejar su propio país.

Lo más