Miedo a la libertad

Cuando la Constitución habla de libertad de enseñanza se refiere también a la libertad de elegir colegio

Audio

 

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 05:33

La ministra Isabel Celaá ha querido suavizar sus palabras que negaban a la libertad de elección de colegio y de enseñanza religiosa su carácter constitucional. Ha asegurado que el PSOE y el Gobierno en funciones respeta la educación concertada, pero ha vuelto a repetir varios criterios que no se compadecen con lo que dice nuestro ordenamiento jurídico y que suponen una amenaza para la capacidad de decisión de los padres. Cuando la Constitución habla de libertad de enseñanza se refiere también a la libertad de elegir colegio. La ministra ha querido argumentar que si los padres no tienen derecho a que se le garantice plaza es porque ese derecho no está consagrado en la Carta Magna.

Es lógico que si no hay disponibilidad en un determinado colegio, los padres no puedan tener plaza. Pero eso no significa que no puedan elegir el tipo de colegio que les parece conveniente y que ese no sea un derecho constitucional. Son dos cosas diferentes. La ministra ha asegurado también que los padres no tienen que preocuparse porque podrán elegir centro dentro de los límites establecidos por la ley y dentro de la programación general. Y precisamente son las condiciones que plantea a la libertad, las que ponen en peligro esa libertad de las familias. Si el límite de la libertad es la programación y no se tiene en cuenta la demanda social, se puede restringir severamente la capacidad de optar. La reforma educativa que prepara el PSOE somete el desarrollo de la escuela concertada no a lo que pidan los padres, sino al criterio ideológico de quienes gobiernen en las Comunidades Autónomas.

Lo más