Un malestar que debe ser atajado

La actual crisis del separatismo catalán y la dejadez de un Pedro Sánchez ha favorecido el crecimiento vertiginoso de Vox desde el extremo opuesto

Audio

 

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 03:52

El descontento que suscita en amplios sectores de la población el confuso comportamiento de quienes ejercen el poder en situaciones de crisis está en la raíz del ascenso en Europa de partidos de izquierda y derecha que se sitúan en los márgenes del sistema o que discuten sus pilares. La crisis económica ignorada demagógicamente por Rodríguez Zapatero, obligó a Mariano Rajoy a frenar el déficit público con medidas impopulares, y ese es uno de los factores para explicar el surgimiento de Podemos. A su vez, la actual crisis del separatismo catalán y la dejadez de un Pedro Sánchez aupado al poder gracias a sus votos de la moción de censura, ha favorecido el crecimiento vertiginoso de Vox desde el extremo opuesto. En casi todos los países europeos han surgido fenómenos similares que suponen un desafío para la conexión de los partidos tradicionales con sus respectivos electorados.

El crecimiento de los extremos como expresión de malestar respecto a la gestión política, debería mover a los partidos del centro a escuchar más a la sociedad, a ocuparse de los problemas reales con eficacia y a buscar acuerdos de Estado que garanticen la estabilidad. Los resultados del domingo deberían ser un acicate en esa dirección, teniendo en cuenta graves desafíos como el proceso separatista en Cataluña, los altos niveles de paro y el déficit de nuestro sistema educativo.

Lo más