Línea Editorial

Los "demonios" europeos

cope.es cope.es

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 20:19

Como España no participó en las dos Guerra Mundiales que asolaron especialmente a Europa, la batalla de Verdún, que enfrentó hace cien años a franceses y alemanes, apenas tiene resonancias históricas en nuestro país. No ocurre así entre las dos principales potencias europeas que se enfrentaron en aquella sangrienta batalla, que duró casi un año y que causó la muerte de más de 250.000 soldados, además de medio millón de heridos. Por ello, la canciller Angela Merkel y el presidente François Hollande se reunieron el pasado domingo en el mismo escenario de la batalla, no solo para renovar sus lazos de amistad y la cohesión de Europa, sino para advertir del peligroso renacimiento de los “viejos demonios nacionalistas” que provocaron aquellas guerras.Esos “demonios” están surgiendo frente a las corrientes migratorias en amplios sectores de las acomodadas sociedades europeas. En este contexto, España ofrece como singularidad la aparición de otro tipo de populismo, de corte marxista y revolucionario, que pretende dinamitar el pacto constitucional, en unión con las corrientes separatistas que amenazan la unidad de la nación. Pero ya sean de corte ultraderechista, ya de ultraizquierda, los populismos emergentes en Europa suponen una grave amenaza para la estabilidad del viejo continente, tan duramente alcanzada tras las dos guerras mundiales, y que pronto se pondrá también a prueba con el referéndum sobre la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea.

Lo más