COPE

Línea editorial: "Una guerra difícil de ganar"

Bush puso en marcha una guerra contra el terrorismo que a su manera mantuvieron Obama y Trump. Biden ha querido ponerle fin de un modo que ha resultado desastroso

Audio

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 23:35

Hace 20 años, los ataques del 11 de septiembre dejaron 2.996 muertos y 25.000 heridos. Apenas unos días después de ese asesinato múltiple y cruel, Bush puso en marcha una guerra contra el terrorismo que a su manera mantuvieron Obama y Trump. Biden ha querido ponerle fin de un modo que ha resultado desastroso. La caída de Kabul en manos de los talibanes nos ha hecho ponderar las consecuencias de esa guerra. La intervención en Iraq, como predijeron algunos, provocó un gran desastre. Como señaló agónicamente san Juan Pablo II “nada se perdía con la paz, todo se perdió con la guerra”.

El yihadismo ha sobrevivido a las guerras de Iraq y de Afganistán. Tras el 11-S, Al Qaeda se descentralizó y se globalizó cono franquicias en África, Asia y Oriente Medio. La mala gestión en Iraq dio origen al Daesh. El número de combatientes yihadistas se ha multiplicado por cuatro en los últimos 20 años. Han proliferado en Libia, Mali y Yemen, como en todo el Sahel.

El derroche de generosidad y de esfuerzo realizado por Estados Unidos para hacer justicia no ha conseguido ganar la llamada guerra contra el terror. No era, no es fácil, ganar esa guerra, que exige no solo armas e inteligencia, sino, sobre todo, comprender y responder a una instrumentalización nihilista de la religión. Sin la colaboración del islam verdaderamente religioso, cada vez más obligado a tomar postura contra los que lo han colonizado para justificar la violencia, será difícil conseguir avances.


Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo