COPE

Línea editorial: "Texas y Melilla no han sido simples accidentes"

Es evidente que hay amplio margen de mejora para unas políticas más justas

Audio

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 23:48

El Papa Francisco mostraba públicamente su “dolor” esta semana por las muertes de al menos 70 personas migrantes fallecidas en Texas y en Melilla. Perdieron la vida “mientras perseguían la esperanza de una vida mejor”, decía Francisco, y pedía a Dios que “nos abra el corazón y estas tragedias no sucedan de nuevo”. No han sido simples accidentes, dicho con otras palabras. Las políticas migratorias, la dureza de corazón en los países ricos, en definitiva, tienen mucho que ver en este tipo de tragedias, que con macabra periodicidad se repiten en las fronteras que separan el norte del sur. El Papa no cuestiona que deba haber existir una regulación de las fronteras. Tampoco pide esfuerzos que excedan la capacidad de acogida de las sociedades de Europa o EE.UU., pero es evidente que hay amplio margen de mejora para unas políticas más justas.

Es lo que demandaba esta semana la CEE, poniendo voz a la inquietud de las entidades de Iglesia que trabajan por los derechos de las personas migrantes a uno y otro lado de la frontera sur. Desde esa perspectiva, la visita del Papa a Marruecos, en 2019, tuvo especial significado para España, no solo por la cualificada presencia española en instituciones de Iglesia en Marruecos, sino porque esa mirada transnacional es un ejemplo inmejorable de que la dignidad y la vida de una persona no cambian, no pueden cambiar, por el mero hecho de encontrarse a un lado u otro de una valla fronteriza. Esa es la mirada, la apertura del corazón, que pide el Papa como condición para que puedan empezar a cambiar las cosas.


Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2