11 de noviembre

Un escenario político todavía más complicado

Al PSOE  le ha salido mal la estrategia al terminar por debajo de los 123 escaños con los que contaba

Un escenario político todavía más complicado

COPE.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 22:58

La irresponsabilidad del PSOE de Pedro Sánchez nos ha llevado a las cuartas elecciones en cinco años y el resultado que han arrojado las urnas nos sitúa ante un escenario político todavía más complicado que el que ya teníamos. Al Partido Socialista, que ha ganado las elecciones, le ha salido mal la estrategia al terminar por debajo de los 123 escaños con los que contaba.

La importante subida del Partido Popular es, sin embargo, insuficiente para liderar un bloque de centro-derecha con opciones de gobierno. Las dos grandes novedades son la gran subida de VOX, que se convierte en la tercera fuerza en el Congreso de los Diputados, y el batacazo sin paliativos de Ciudadanos que pasa a tener menos de la quinta parte de los escaños que tenía . Desciende también de manera importante Unidas Podemos y las posibilidades de la fórmula del gobierno Frankestein, aunque con calculadora en mano podrían existir, son ahora más complicadas que las que había en abril.

Un gran acuerdo a la alemana que permitiera un gobierno de coalición entre las dos formaciones más votadas no parece tampoco una opción demasiado factible. Las diferencias de fondo son muchas y el Partido Socialista de Pedro Sánchez ha abierto numerosas grietas en las bases de la vieja cultura del 78, que propició la reconciliación entre españoles y la transición política. No hay precedentes de un acuerdo así en la democracia española y los socialistas miran con recelo lo que le ha sucedido a sus homólogos europeos que han tenido gestos de grandeza en aras del bien común. Así pues, pareceríamos abocados a unas nuevas elecciones generales dentro de otros seis meses, pero eso nos sitúa en un escenario surrealista, con un hartazgo cada vez mayor en la ciudadanía y una desafección hacia los políticos que no podemos permitirnos. Para este viaje, que queda bloqueado en otro cruce de caminos, España no necesitaba las alforjas de unas nuevas elecciones.