15 DE SEPTIEMBRE

Diez años de una crisis

La quiebra de Lehman y el inicio de la crisis se explican por una descomunal separación entre la economía real y la economía financiera

 

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 06:00

Este sábado se cumplen 10 años de la quiebra de Lehman Brothers, que se considera el inicio de la gran crisis que ha golpeado a Occidente en la última década, comparable a la de 1929. En realidad recordamos a Lehman porque el Gobierno de Estados Unidos dejó en ese momento que el gigante financiero cayera. Pero antes hubo otras entidades que estaban quebradas de hecho y fueron rescatadas. Tras el desastre de Lehman Brothers las autoridades norteamericanas se dieron cuenta de que había compañías que era necesario salvar para que el sistema no colapsara. A pesar de la injusticia que suponía usar el dinero de todos para salvar los desastres causados por la codicia de algunos, había entidades demasiado grandes para caer. Hubiera sido mayor el daño.

La quiebra de Lehman y el inicio de la crisis se explican por una descomunal separación entre la economía real y la economía financiera. Los bancos vendían como buenos unos productos hipotecarios que eran tóxicos. Se habían suprimido controles en el sector financiero y la actuación vergonzosa de las agencias de calificación provocó lo demás. Solo una intervención decidida de los bancos centrales permitió evitar el colapso generalizado de la economía mundial. Diez años después no está todo resuelto. Faltan todavía controles y no estamos a salvo de una nueva burbuja: la codicia de algunos puede hacer, de nuevo, mucho daño a los pobres. Una economía que no tiene como criterio y como fin el trabajo, se convierte en una economía inhumana.

Lo más