29 de noviembre

Dialogar antes de reformar

Isabel Celaá, ha presentado al fin su proyecto de reforma de la Ley de Educación, sin que haya pasado por ningún diálogo ni asomo de consenso

 

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 13:01

Después de tantos anuncios y globos sonda, la ministra de Ecuación, Isabel Celáa, ha presentado al fin su proyecto de reforma de la Ley de Educación, sin que haya pasado por ningún diálogo ni asomo de consenso. Para ver cómo queda la reforma habrá que esperar al debate parlamentario donde el Gobierno espera contar con la mayoría que llevó a Sánchez a La Moncloa, es decir, con el apoyo de Podemos y de los secesionistas.

El proyecto anunciado ayer por la ministra, confirma lo que previamente se había aireado a propósito de la clase de Religión. La asignatura será de oferta obligada en el ciclo educativo, naturalmente los alumnos la elegirán libremente, y no se ofrecerá alternativa para quienes no quieran estudiarla. La calificación no computará para la obtención de becas ni para la nota media que cuenta para el acceso a la Universidad. Una asignatura que no computa es una asignatura devaluada. Es evidente que el Gobierno no valora adecuadamente la aportación de esta asignatura a la formación integral de los alumnos, a diferencia de lo que sucede en la mayoría de países europeos. Además, esta disposición contradice lo establecido por los Acuerdos entre España y la Santa Sede. Como ha dicho el nuevo Secretario General de la CEE, monseñor Luis Argüello, si hay algo que renovar lo lógico es hablarlo antes de tomar una decisión. Esperemos que del diálogo salga la luz.

Etiquetas

Lo más