11 DE SEPTIEMBRE

Diada, oportunidad para la concordia

El cardenal de Barcelona, Juan José Omella, hizo un llamamiento para construir puentes y fomentar la convivencia en Cataluña

 

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 06:02

En un clima cada vez más tenso se celebra hoy en Cataluña la Diada, una fiesta que el independentismo ha secuestrado convirtiéndola en motivo de división. Sin embargo la coherencia con la historia debería hacer de esta fiesta una oportunidad de concordia entre españoles. Hay que recordar que la Guerra de Sucesión tuvo sus orígenes al morir sin heredero el último monarca de la Casa de Austria, Carlos II. Al haber cedido previamente sus derechos a su sobrino el Duque de Anjou, nieto de Luis XIV de Francia, se rompieron los equilibrios políticos europeos y se desencadenó una absurda guerra.

Curiosamente la celebración de la Diada surgió tras una solemne Misa en memoria de las víctimas de la guerra, celebrada en un espíritu de concordia. Este pasado domingo, el cardenal de Barcelona, Juan José Omella, ha vuelto a pronunciar esa hermosa palabra en su homilía de la Misa dominical, en la que hizo un llamamiento para construir puentes y fomentar la convivencia en Cataluña, recordando que la Iglesia es favorable a una solución dialogada en la que sean respetados los derechos de todos.

El problema es que el independentismo entiende el diálogo como un trágala, saltándose la lealtad a la ley y al propio pueblo catalán, al que ha procurado dividir para imponer su proyecto. Recuperar la Historia tal como fue podría ayudar a superar la incomprensión y los prejuicios, y dar paso a la convivencia que nunca debió perderse.

Lo más