• DIRECTO

    Tiempo de Juego

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Boletín

22 de mayo

Un deber ineludible

Audio

 

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 13:45

Mientras prosigue la batalla judicial en torno al caso de Vincent Lambert, que se encuentra en estadio de mínima conciencia desde hace diez años, el Vaticano hizo público ayer una contundente declaración en la que denuncia la grave violación de la dignidad humana que supone la interrupción de la alimentación e hidratación de este enfermo. La dirección del hospital de Reims, donde se encuentra internado, ya había decidido retirarle el soporte vital, pero el Tribunal Correccional de París ordenó poco después la reanudación de la terapia, en espera de lo que decida una comisión especial de las Naciones Unidas.

El comunicado suscrito por el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, conjuntamente con la Academia Pontificia para la Vida,  afirma que el “estado vegetativo” que padece Lambert no compromete, de ninguna manera, la dignidad de las personas que se encuentran en esta condición ni sus derechos fundamentales a la vida y al cuidado médico. Igualmente afirma que alimentar a una persona enferma “nunca es una forma de obstinación terapéutica irrazonable, a menos que sea perjudicial para el paciente”. En consecuencia, suspender el tratamiento representa una forma de abandono basada en un juicio despiadado sobre la calidad de vida, y es expresión de una cultura que descarta  a las personas más frágiles e indefensas, sin reconocer el inmenso valor de la vida. Por todo ello el Vaticano sostiene que la continuación de la asistencia es un deber ineludible, y pide que se encuentren soluciones eficaces  para proteger la vida de Vicent Lambert.  

Etiquetas

Lo más