Más directos

8 de noviembre

China: de la economía a la moral planificada

El gobierno chino ha actualizado el código de buena conducta que deben seguir todos los ciudadanos

Audio

 

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 01:14

El gobierno chino ha actualizado el código de buena conducta que deben seguir todos los ciudadanos. Desde cómo comportarse en un espectáculo deportivo a la obligatoriedad de rendir pleitesía al supremo líder, Xi Jinping, se trata de un catálogo de excéntricas normas que uno podría esperar de cualquier régimen totalitario que intenta controlar todas las esferas de la vida de sus súbditos. Pero hay más. Tras la muerte de Mao, China sustituyó la economía marxista por un sucedáneo de capitalismo planificado que le ha permitido impresionantes tasas de crecimiento. Pero el modelo empieza a tocar fondo debido a una serie de problemas estructurales con trasfondo ético y antropológico. Por eso Beijing intenta recuperar aspectos de la tradición china que el comunismo sepultó. Ante problemas como la baja natalidad o la desatención a los mayores, el régimen responde con el neo-confucianismo, un sistema de valores planificado y a medida de los intereses del partido que aspira a impregnar los valores y actitudes de los chinos. Todo ello con la ayuda de un sistema de reconocimiento facial que espiará a los ciudadanos y condicionará su vida entera, en función de su comportamiento. Más que una prueba de fortaleza, se trata de un síntoma más de debilidad de un sistema político incapaz de sostenerse sin otro argumento que no sea la fuerza bruta.

Lo más