4 de septiembre

Avisos económicos

Los vientos de cola que nos han permitido crecer al 3 por ciento ya no soplan con tanta fuerza.

 Foto: EFE

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 12:47

El dato de paro registrado del mes de agosto no es un buen dato. El número de desempleados se ha elevado en más de 47.000 personas, lo que supone el mayor incremento desde 2011. El mes de agosto suele ser tradicionalmente malo para el empleo. Pero en este caso ha disminuido la afiliación media a la Seguridad Social algo más de un uno por ciento. Se ha registrado un estancamiento de la ocupación y estamos antes el segundo mes de cierta desaceleración en la creación de empleo.

Todavía es demasiado pronto para evaluar estos datos, pero hemos conocido otros que parece que apuntan a una pérdida de fuerza de nuestro crecimiento económico. El sector exterior ha dejado de tirar como lo hacía hasta no hace mucho, hay una evidente desaceleración del consumo privado y el turismo apenas ha crecido después de que los años anteriores se marcaran records.

Los vientos de cola que nos han permitido crecer al 3 por ciento ya no soplan con tanta fuerza. El precio del petróleo está al alza, los tipos de interés van a subir, la crisis de las economías emergentes vuelve a ser una amenaza. Es el contexto menos favorable para tener un Gobierno débil como el que tenemos. Las reformas de fondo para mejorar nuestra productividad, nuestro sistema formativo y nuestra capacidad competitiva no se van a hacer. Y como en realidad estamos en un largo periodo electoral, es muy fácil que la política de gasto esté más encaminada a conseguir votantes que a afrontar la nueva situación.  

Lo más