Sentinel del Norte: un infierno en mitad del paraíso

ctv-ohx-sentinel
  • item no encontrado

Redactor COPE

Madrid

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 03:01

El último osado que se atrevió a traspasar la barrera de coral que rodea la isla de Sentinel del Norte lo pagó con su vida. No fue el primero. El misionero cristiano estadounidense John Allen Chau, de 27 años, fue asesinado por los habitantes de este lugar tan paradisíaco como peligroso del Océano Índico.

Sentinel del Norte es un trozo de tierra de 60 kilómetros cuadrados situado en el archipiélago de Andamán. Pertenece a la India, pero el gobierno de este país ya ha desistido de cualquier intento de contacto con sus habitantes. En primer lugar, porque son totalmente hostiles a los foráneos. Y además, como denuncia la ONG de protección de tribus autóctonas Survival International, cada contacto de un visitante con un sentinelés puede ser el fin de toda su población, al no ser inmunes a los agentes infecciosos que porta una persona que vive en lo que llamamos "civilización". Porque esa es la clave.

Los habitantes de Sentinel llevan en esa isla 60.000 años sin, que se sepa, contacto humano con personas de fuera de la isla. Cada vez que alguien intenta llegar allí, los reciben a flechazos y pedradas. Hasta asesinar, si hace falta. Sus antepasados están en África. Por ello, a pesar de ser hindúes, su piel es más oscura, de un negro más común del continente africano.

Intentos de contacto

A lo largo de la historia, ha habido quien ha intentado contactar con los sentineleses. La mayoría de veces sin éxito:

  • En 1896, entre uno y tres convictos hindúes huyeron de una prisión por mar y acabaron naufragando en la isla. Dos de ellos se ahogaron en la barrera de coral, mientras que el que tocó tierra fue asesinado por los habitantes locales.

  • Desde los años 70 hay un barco varado en uno de los arrecifes cercanos a la playa. Los primeros no sentineleses que supieron de esto llegaron cuando ya debía de llevar casi un año allí, y no encontraron rastro humano: o acabaron en la isla (y a saber cómo) o huyeron en botes salvavidas.
ctv-u7s-senti

  • En 1975, el rey Leopoldo de Bélgica intentó acercarse en un barco a la isla, pero la respuesta de los locales fue la misma de siempre: a flechazos.

  • En esa década empieza el estudio del antropólogo hindú Triloknath Pandit sobre los sentineleses. Sus primeros intentos de contacto, que intentaba favorecer llevando comida o con miembros de otras tribus cercanas, no dieron frutos. Pero en 1991, por fin, los hostiles habitantes de esta isla recibieron con algo más de cariño los cocos que este científico y su equipo les llevaron. Hasta 1997 hubo varios contactos más, pero la presión de varias ONG forzó la prohibición del gobierno indio para evitar el contagio de enfermedades.

El tsunami de 2004

Sentinel del Norte fue azotada por el gran tsunami del Índico de diciembre de 2004, en el que murieron casi 300.000 personas. No se sabe cuántos sentineleses murieron, pero sí que incluso la isla perdió parte de su orografía. Un helicóptero se acercó para ver si sus habitantes necesitaban ayuda, pero volvieron a rechazarles.

Antes de Chau, las últimas víctimas fueron dos pescadores indios que se acercaron demasiado a la isla intentando cazar cangrejos. Fue en 2006.

Etiquetas

Lo más