COPE

La relación entre España y Cuba en los últimos 50 años, una historia de encuentros y desencuentros

En los últimos 50 años, han tenido lugar diferentes encuentros entre los líderes de ambos países y reuniones de carácter económico, político y social

La relación entre España y Cuba en los últimos 50 años, una historia de encuentros y desencuentros

Pool

Madrid

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 00:51

Las relaciones bilaterales entre España y Cuba tienen un carácter especial, puesto que la isla fue la última colonia española en América. En los últimos 50 años, han tenido lugar diferentes encuentros entre los líderes de ambos países y reuniones de carácter económico, político y social que han derivado en las relaciones actuales entre España y Cuba.

Durante la dictadura, pese a la ideología antagonista de Fidel Castro y Franco, sí se mantuvieron lazos diplomáticos entre ambos países, aunque tuvieron sus diferencias. Estas se reflejan a finales de los 60, cuando España estuvo más de diez años sin tener embajador en La Habana. Pese a ello, con la muerte de Franco se decretaron tres días de luto oficial en la isla.

Visitas oficiales de Adolfo Suárez y Felipe González

La llegada de la democracia a nuestro país supuso un nuevo impulso para las relaciones entre España y Cuba. Adolfo Suárez realizó una visita oficial a la isla en septiembre de 1978, considerada la primera visita de un presidente de Gobierno occidental en Cuba. En dicho viaje se logró un nuevo acuerdo comercial, ya que el vigente finalizaba en diciembre de ese mismo año; se implementó un programa de retorno para españoles establecidos en la isla y se habló de una posible visita del Rey, pero que quedó sin cerrar.

Ocho años más tarde, en noviembre de 1986, el presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Felipe González, realizó una nueva visita a Cuba que concluyó con numerosos acuerdos. En primer lugar, el inquilino de La Moncloa fue condecorado con la Orden José Martí, máxima distinción de régimen cubano. Además, se firmó un acuerdo para indemnizar a los españoles que habían perdido sus propiedades en los inicios de la Revolución y se consiguió liberar al excomandante guerrillero Eloy Gutiérrrez Menoyo, un español que había sido encarcelado en 1965 por sus vínculos con la CIA.

Estas dos visitas oficiales muestran las buenas relaciones entre ambos países en el inicio de la democracia en España, pero a finales de los ochenta, hubo un cambio de tendencia. La entrada de España en la OTAN empezó a enfriar las relaciones en 1982, y pese a la fructífera visita de Felipe González, la tendencia al distanciamiento continuó.

Comienza el distanciamiento

En 1990 tuvo lugar la conocida como 'Crisis de las Embajadas' en Cuba. Varios ciudadanos cubanos entraron en la Embajada Española en La Habana, y en las embajadas de otros países europeos, buscando protección y con la esperanza de poder salir del país. Cuba no autorizó esas salidas, lo que desató un conflicto con los países de las embajadas en las que tuvieron lugar los hechos.

En enero de 1992, varios cubanos fueron condenados, acusados de actividades subversivas, algunos de ellos llegaron incluso a ser ejecutados. España intercedió en el conflicto, intentando conmutar las penas, pero desde el Gobierno cubano respondieron con declaraciones insultantes, muy mal recibidas en España.

Este acontecimiento, sumado a los anteriores, supuso la paralización de la cooperación que la Unión Europea mantenía con la isla, incluida la de España. A partir de esta fecha, España disminuye notablemente sus relaciones bilaterales con el país isleño y empieza a entrar en la actuación conjunta de la Unión.

Cuba entra en una grave crisis en 1993 y pide asesoramiento para una reforma económica a nuestro país. De manera extraoficial, y con la máxima discreción posible, el exministro de economía en el Gobierno de Felipe González, Carlos Solchaga, realizó un viaje a Cuba tan solo unos días después de ser cesado de su cargo. La información que se conoce del viaje es que fue a conocer, in situ, la situación en la que se encontraba el país y a "intercambiar criterios".

A finales de la década de los noventa, la Comisión Europea diseñó una estrategia para articular las relaciones con Cuba, liderada por el comisario Manuel Marín y muy respaldada por nuestro país. Las negociaciones no llegaron a prosperar, ya que desde la isla se negaron a incluir en el acuerdo cuestiones relativas a un cambio de modelo político. Pese a ello, el modelo de finales de los noventa es el que guía la relación actual entre Cuba y la UE.

La llegada a la presidencia del Gobierno de José María Aznar supuso un notable alejamiento de las relaciones con Cuba, argumentando la falta de libertades en el régimen cubano.

En 1999, los Reyes Don Juan Carlos I y Doña Sofía viajaron por primera vez a Cuba con motivo de la IX Cumbre Iberoamericana. Un viaje que tardó más de un año en prepararse y que estuvo rodeado de polémica, por la oficialidad o no del viaje, y la duda inicial de si los monarcas iban a coincidir con Fidel Castro, con quién finalmente se vieron en varias ocasiones.

Casi dos décadas después, el Rey emérito, Don Juan Carlos I volvía a Cuba para asistir al acto de despedida de Fidel Castro, tras su fallecimiento, y lo hacía acompañado del secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica del Gobierno español, Jesús Gracia. Una visita que se justificó por la buena relación del monarca con Castro.

Ya como expresidente, José Luis Rodríguez Zapatero, acompañado del que fuera su ministro de Exteriores Miguel Ángel Moratinos, visitó La Habana en viaje privado, a finales de febrero de 2015, y se entrevistó con el presidente Raúl Castro y su canciller Bruno Rodríguez.

Visita oficial de un presidente español 32 años después

En noviembre de 2018, tras 32 años sin la visita oficial de un presidente de Gobierno español a Cuba, Pedro Sánchez realizó un viaje al país isleño buscando acercar posturas entre ambos países. La visita buscaba afianzar los vínculos económicos y fijar encuentros políticos anuales entre los líderes de ambos países, además de difundir la cultura de ambas regiones y abrir la puerta a la visita de los Reyes que tendría lugar un año después.

El viaje del líder socialista marcó un cambio notable en nuestras relaciones con Cuba, ya que supuso un cambio de tendencia tras las últimas décadas.

En 2019 tuvo lugar la primera visita de Estado de unos Reyes españoles a Cuba con motivo de los 500 años de la fundación de La Habana. Una visita que según Sánchez tenía como fin cerrar el desencuentro entre ambos países, que no debería haber ocurrido. Por su parte, la Casa Real aseguró que el viaje "reforzaba los lazos históricos y las reuniones bilaterales entre ambos países".

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo