Boletín

La reconstrucción de Mozambique, en el aire tras los ciclones

Hasta allí ha viajado esta semana la Reina Letizia y su visita ha sido la primera internacional que recibe el país tras el impacto de los ciclones Kenneth 

Ciclón Kenneth en Mozambique

EPA2202. METUGE (MOZAMBIQUE), 30/04/2019.- Imagen datada el 28 de abril del 2019 que muestra a varias personas portando enseres personales por una carretera inundada tras el paso del ciclón Kenneth, en Pemba, Cabo Delgado (Mozambique). 38 personas han fallecido y 39 resultaron heridas, tras el paso del ciclón, que ha afectado a 168.000 personas. EFE/Antonio SilvaANTONIO SILVA

Carmen Labayen
@carmenlabayen

Jefa de Sociedad, Nuevas Tecnologías y Casa Real en COPE

Tiempo de lectura: 6'Actualizado 00:52

A más de 11.000 kilómetros de España, en el sureste de África, está situado Mozambique, un país de contrastes y colores, en parte arrasado en las últimas seis semanas por el paso de dos mortales ciclones que han provocado muerte y destrucción agravando la situación del octavo país más pobre del mundo. Hasta allí ha viajado esta semana la Reina Letizia y su visita ha sido la primera internacional que recibe el país tras el impacto de los ciclones Kenneth e Idai.

Los daños de Kenneth que ha dejado al menos medio centenar de muertos y ha afectado al norte del país la región de Cabo Delgado siguen evaluándose. Los de Idai que golpeó hace seis semanas el centro mozambiqueño en torno a la zona de Beira dejando 600 muertos solo en Mozambique tampoco son fáciles de olvidar. Nunca antes la población había sufrido el paso de dos ciclones seguidos de esta potencia en el que se considera el peor desastre natural de la historia reciente del sureste de África.

Conocí a Gabriela en la localidad de Dondo, a unos 30 kilómetros del aeropuerto de Beira, al que el ciclón Idai arrancó hasta las letras de la fachada que le dan nombre. El ciclón, me cuenta, “se desató a las nueve de la noche y duró hasta las cuatro de la madrugada, lo pasamos muy mal, no había comida ni había nada, tampoco nos podíamos comunicar con otras personas”.

Audio

 

Gabriela trabaja en el Centro de Salud, viste de azul y blanco y espera como los demás la llegada de la Reina Letizia a ese lugar en el que España ha ayudado con un hospital de emergencia. Los techos del ambulatorio siguen destrozados, hay charcos y barro.

Allí, y excepcionalmente en el último mes, han tenido quirófano gracias al hospital de campaña que por primera vez ha instalado España en una crisis humanitaria de este tipo. Se han hecho 87 operaciones y en él han trabajado, como un solo hombre, 70 sanitarios y personal de logística de todas las comunidades autónomas como Esther Armela, médica de urgencias en Madrid.

Cuando paseamos por el pueblo somos nosotros los que llamamos la atención no solo por el color de la piel sino porque saben que estamos aquí para ayudarles” nos explica Esther con el chaleco rojo de los cooperantes que también llevó la Reina Letizia recibida con los cánticos y bailes de las mujeres locales que le dieron así la bienvenida bajo la acogedora sombra de un mango.

Audio

 

Pasada la fase de emergencia, el hospital se desmontó el lunes 29 tras atender a casi dos mil personas y 75 emergencias quirúrgicas. Traumatología, pediatría y ginecología son las especialidades más demandadas y solo el 6 por ciento han estado relacionadas con el ciclón. El material sobrante ha sido donado al centro de salud vecino.

El equipo ya está de vuelta en España. Para muchos como Esther o el cirujano de Xátiva, Julián García, el hospital START (Spanish Technical Aid Response Team) es una primera experiencia de cooperación. Lo más gratificante, nos contaban los responsables del operativo, es la vida después de la tragedia. En el hospital de campaña han nacido 36 niños.

Llegaban en ambulancia 5 o 6 madres a punto de dar a luz al mismo tiempo y de hecho hicimos un parto dentro de la ambulancia. De hecho, cuando sacamos al niño, vimos que tenía un gemelo y el gemelo lo metimos en el quirófano y allí pudo nacer” explica Julián mientras Eshter asegura que para ellos es una experiencia enriquecedora porque allí han visto patologías que normalmente no son frecuentes.

Audio

 

Con los integrantes del hospital START se reunió la Reina Letizia en el que ha sido su cuarto viaje de cooperación con dos etapas: la primera en Maputo y, la segunda, en Beira. En este segundo aeropuerto a pie de pista trabaja Rafael. Me cuenta que seis semanas después del Idai la situación “está más o menos, está normal pero aún es pronto y hay muchos daños como se puede ver muchos techos están destruidos, muchos árboles caídos, y muchas muertes, pero la situación está controlada”.

Audio

 

La emergencia en el centro ha pasado pero toca reconstruir escuelas, casas y hospitales ya que son la prioridad. Familias enteras han quedado destrozadas y 70.000 personas aún están desplazadas. El brote de cólera comienza a remitir pero se han registrado más de 6.000 casos por el ciclón Idai que también ha generado 15.000 casos de malaria. Son muchos los retos y también las incertidumbres. 

Julia Montaña es una epidemióloga catalana que trabaja en el Centro de la Malaria en Manisa, a 60 kilómetros de la capital Maputo. Su petición al mundo va más allá de dinero: “Estamos muy dolidos con lo que ha sucedido en Beira y en el norte de Mozambique y nos gustaría que muchos países pudieran recortar sus emisiones de CO2 para paliar los efectos del cambio climático que causa estragos aquí en Mozambique”.

Audio

 

El temor ahora es que estas mismas enfermedades, el cólera y la malaria, se disparen también en el norte del país a consecuencia del ciclón Kenneth, que tocó tierra la semana pasada y ya ha provocado medio centenar de muertes. Según la Organización Mundial de la Salud, casi 190.000 personas necesitan ayuda médica o están en riesgo de contraer enfermedades.

Los daños y los destrozos en el norte son cuantiosos. La ciudad de Pemba está totalmente inundada y nos falta información de las zonas rurales y más alejadas de la capital y sobre todo no es tanto el ciclón como las lluvias provinciales que llevan cuatro días asolando la provincia” explica Neus Peracaula de la Fundación CSAI dedicada a la infancia y el bienestar social sobre la situación en la provincia de Cabo Delgado.

Audio

 

Faltan por evaluar los daños y los destrozos y mucha muchísima ayuda. En su entrevista con la Reina Letizia el presidente del país pedía generosidad a España en el próxima conferencia de donantes que va a tener lugar a finales de mayo. Y a su vez los cooperantes también pedían más recursos para seguir con las iniciativas a las que están dedicando su tiempo y esfuerzo.

En la zona situada entre los dos ciclones en La Cala vive y trabaja desde hace casi dos décadas el sacerdote asturiano Eugenio López, las carencias, explica a COPE, son enormes. Lleva 19 años en Mozambique y constata que en este tiempo la situación ha cambiado poco pero ha cambiado en dos cosas: “La salud ha mejorado la población es el doble y se ha escolarizado mucha gente y muchos estudian hasta el nivel universitario. A esto contribuye mucho la cooperación española pero que da mucho por hacer”.

Hace falta dinero porque las ayudas se han reducido en los útlimos años y sin ellas no se pueden llevar a cabo los proyectos”, subraya.

Audio

 

La ONU ha liberado 13 millones de dólares de su fondo de respuesta de emergencia para asegurar la distribución de alimentos, agua, medicamentos y suministros básicos de salud y saneamiento. Pese a ello, los recursos son insuficientes y el Plan de Respuesta Humanitaria para Mozambique solo ha logrado el 30 por ciento de los más de 300 millones de euros que necesita. También sobre el terreno en los próximos tras meses trabaja el Programa Mundial de Alimentos porque los ciclones han tenido un impacto nefasto en la agricultura, el medio de vida de muchas familias. Se han perdido decenas de miles de hectáreas de cosecha. Raúl trabaja en el aeropuerto de la capital Maputo pero su familia está en zona rural: “Con este siniestro, con el ciclón la situación no está nada bien, hay muchas necesidades y mucha gente está mal” subraya.

Audio

 

En Maputo, donde pasamos la primera parte del viaje, no se notan los efectos de los ciclones. Allí nos encontramos con Antonio que vende telas típicas a los turistas junto a su madre. Sueña con poder ir un día a Madrid para conocer a sus ídolos del fútbol, su pasión. Sus equipos: el Real Madrid en España, el Oporto en Portugal y el Costa del Sol de Mozambique.

Audio

 

Para lograr ir a Europa trabaja sin descanso con su madre vendiendo telas, las aprecidadas capulanas, y productos artesanales o como guía turístico.

Audio

 

Del futuro más inmediato lo que espera es que haya un cambio político tras las elecciones presidenciales de octubre. “El país está en una situación muy difícil de corrupción, mucha corrupción, problemas como el ciclón Idai o como el ciclón Keneth y está la situación muy complicada. Por eso en las elecciones tenemos que lograr el cambio y votar oposición”, nos cuenta.

Audio

 

Hay muchas desigualdades y la malnutrición sigue siendo uno de los principales problemas de salud. En el centro de Salud de Manisa no es difícil ver a madres con niños con polio. Tratan de obtener una ayuda improbable para que sus hijos puedan sentarse o correr como los demás. Los médicos que las atienden nos cuentan que no disponen de productos tan básicos como el yodo o el alcohol.

Faltan muchas cosas, material de rutina, alcohol o yodo que no tenemos y también hay deficit en la parte de enfermería. Necistaríamos al menos 18 personas más” explica Jerónimo, uno de los 16 médicos encargados de atender cada día a 250 personas.

Audio

 

Mozambique sigue dependiendo en un 40 por ciento de la ayuda al desarrollo y la educación es la clave para poder avanzar también para lucha contra el maltrato galopante que sufren mujeres y niñas. En el terreno de la formación profesional trabaja el padre Eugenio Lopez. Cada año se graduan 400 jóvenes en ese centro y sacarlos adelante y acompañarlos es asegura lo mejor de su misión.

La ayuda española ha sido rápida tras los ciclones y en los últimos 15 años nuestro país ha invertido 417 millones de euros en cooperación en Mozambique. Somos el país número 20 en la lista de donantes. Poner en valor la ayuda que prestamos y a quienes la prestan es el principal objetivo de los viajes de cooperación primero de la Reina Sofía y ahora de la Reina Letizia.

Y la forma de trabajar es transferir el conocimiento hasta que, en este caso, los mozambiqueños puedan hacerse cargo y responsabilizarse de que continúe con la misma calidad y excelencia que persigue el proyecto en cuestión. Se hace realidad pero a un ritmo demasiado lento para lo que merecen sus habitantes cuya esperanza de vida no supera en la actualidad los 59 años.

Etiquetas

Lo más