• Lunes, 04 de marzo 2024
  • ABC

COPE

¿Quién es Giorgia Meloni? La aliada de Vox en Italia que podría convertirse en la sustituta de Mario Draghi

Italia se encamina a las urnas este próximo septiembre para elegir su decimonoveno gobierno en 34 años

Giorgia Meloni

Tiempo de lectura: 5'Actualizado 11:10

Giorgia Meloni tuvo una infancia complicada. Su madre, ella y su hermana tuvieron que salir adelante solas y sin ningún tipo de ayuda después de que su padre huyera a Canarias antes de que ella naciera. Cuando murió no sintió "ni dolor, ni alegría; no lo odiaba ni tampoco lo amaba", ha explicado ella misma en su libro 'Io sono Giorgia. Le mie radici, le mie idee' (Yo soy Giorgia. Mis raíces, mis ideas).

Desde muy joven fue activa en la política. Cuando solo tenía quince años, se unió a la sección más joven del Movimiento Social Italiano. Además, fundó un movimiento estudiantil bajo el nombre 'Gli Antenati'. Años más tarde, en 1995, se unió a Alianza Nacional, movimiento del que un año más tarde sería presidenta nacional.

En 1998 fue elegida concejal de la Provincia de Roma hasta el año 2002 y en 2001 fue la primera mujer nombrada presidenta de Acción Juvenil, el ala más joven del partido.

En el año 2006 se convirtió en la vicepresidenta adjunta más joven de la Cámara italiana. Tres años después, su partido se fusionó con Forza Italia y dio origen a Giovane Italia. En el año 2008 fue nombrada Ministra de Política Juvenil en el gabinete de Berlusconi, lo cual la convirtió en la ministra más joven de la historia, cargo que ocuparía hasta noviembre del año 2011.

En diciembre del año 2012 fundó, junto a sus compañeros Ignazio La Russa y Guido Crosetto, el partido 'Fratelli d'Italia'. No fue hasta el año 2014, después de las primarias, cuando se convirtió en presidenta de la formación. En marzo de 2014 ganó las elecciones primarias de su partido y se convirtió en presidenta. Fue candidata a la alcaldía de Roma en 2016, pero perdió.

Durante la pandemia de Covid-19 rechazó integrarse en el gobierno de unidad nacional y se opuso a toda medida coactiva a los no vacunados. En los sondeos de septiembre de 2021 los Hermanos de Italia ya superaban a la Lega gracias a se estilo político. Para el inicio de 2022 ya encabezaban las encuestas a nivel nacional.

Meloni se declara admiradora del Partido Republicano que presidió Donald Trump y del primer ministro húngaro Viktor Orbán. Durante mucho tiempo fue discípula de Gianfranco Fini, el político que en los años 90 convirtió el posfascista Movimiento Social Italiano (MSI), en la conservadora Alianza Nacional.

Todas las encuestas apuntan a que la favorita para gobernar, seguramente con otros socios, es Fratelli d'Italia, el partido cuya líder, Giorgia Meloni, participó en la campaña de Vox a las elecciones andaluzas.

Posible sustituta de Mario Draghi

La líder del partido Hermanos de Italia, Giorgia Meloni, aseguró hace pocos días que un gobierno de derecha encabezado por su formación no supondría ninguna amenaza ni para el país ni para sus aliados internacionales.

Meloni, cuyo partido lidera las encuestas de cara a las elecciones del 25 de septiembre, ha denunciado en entrevista al diario 'La Stampa' una supuesta campaña de pánico fomentada por "grupos de estudios políticos desde la izquierda" que "no tiene ningún sentido" y solo quiere "aterrorizar a los mercados".

Italia se dirige a unas nuevas elecciones tras la dimisión del primer ministro, Mario Draghi, la semana pasada. La votación será la primera celebrada en otoño en la historia del país, y Draghi permanecerá como primer ministro interino hasta que asuma un nuevo gobierno.

Si bien es probable que una posible coalición liderada por Meloni haga campaña con una combinación de generosidad fiscal y políticas nacionalistas, lo que podría desestabilizar los mercados y crear tensión con los socios de la Unión Europea, el cambio no pondría en peligro la capacidad de Italia para asegurar la muy necesaria financiación de recuperación de la UE, según afirma la propia Meloni.

De igual modo, ha asegurado que la postura pro-OTAN y pro-Ucrania de su partido no va a cambiar, a pesar de que su partido se prepara para disputar las elecciones nacionales en coalición con la Liga de Matteo Salvini y Forza Italia de Silvio Berlusconi, los cuales han criticado las entregas de armas a Kiev e históricamente han mantenido fuertes lazos con Rusia.

La abstención de Hermanos de Italia en una votación clave sobre la financiación a Ucrania se debió a que el gobierno de Draghi no le dio al partido, que era la principal fuerza de oposición, tiempo suficiente para examinar los detalles, según se ha justificado Meloni.

Putin, ¿aliado o enemigo?

La caída de Mario Draghi en Italia prepara el camino para un eventual triunfo de una posible coalición de fuerzas conservadoras, un escenario que Vladímir Putin busca capitalizar en plena invasión a Ucrania. Giorgia Meloni, líder de Fratelli d'Italia, aparece en las encuestas como la ganadora de las elecciones del 25 de septiembre, y junto a la Liga de Matteo Salvini podría formar un gobierno menos alineado con Bruselas. De hecho, el partido de Salvini apenas esconde la simpatía hacia Rusia.

Para el Kremlin, la salida de Draghi es una buena noticia que sigue al colapso del gobierno de Boris Johnson en Reino Unido, uno de los principales defensores de Ucrania en la guerra contra las tropas rusas, lo que supone el inicio del resquebrajamiento del consenso en torno a las sanciones contra Moscú. A medida que se dispara la inflación y crece el temor ante una crisis energética inminente, la UE no puede avanzar en un boicot total al gas proveniente de Rusia.

Una señal de esta ruptura es el viaje que hizo este jueves el canciller húngaro Péter Szijjártó a Moscú, donde se reunió con Serguéi Lavrov para pedirle el suministro de 700 millones de metros cúbicos adicionales de gas de cara al próximo invierno. En los hechos, Hungría se diferencia de sus socios de la UE y recurre directamente a Putin, uno de los primeros líderes en felicitar al primer ministro Viktor Orbán tras su reelección en abril. El mandatario ruso ve en este pedido una confirmación de las divisiones dentro del bloque.

En Moscú siguieron de cerca la elección presidencial francesa de abril, que pese a la reelección de Emmanuel Macron marcaron el crecimiento de Le Pen, quien es vista como una posible aliada desde el Kremlin. La dirigente francesa fue recibida por Putin en marzo de 2017, semanas antes de la primera vuelta que la tendría como la segunda candidata más votada detrás del actual presidente. Tres años antes, Le Pen solicitó un préstamo de un banco con sede en Moscú para financiar la campaña de su partido en los comicios de 2014.

Relación con VOX

En las pasadas elecciones andaluzas del 19 de junio, Vox sorprendía en uno de sus mítines dentro de la campaña con un cartel conformado por el presidente del partido, Santiago Abascal, y la candidata a la Presidencia de la Junta, Macarena Olona. Además, les acompañó la italiana Giorgia Meloni quien se mostró como uno de sus principales apoyos internacionales.




La presencia de Meloni en el acto de Marbella, explicaban desde Vox, no suponía su primera presencia en España por cuanto alegaban que "ya estuvo en el Viva" (acto oragnizado por Vox) de octubre del pasado año, un evento donde la formación recreaba la riqueza de todas las provincias de España, reunidas en un recinto abierto.

El vicevicepresidente de Acción Política y eurodiputado de Vox, Jorge Buxadé, firmó el prólogo de la edición española de un libro sobre Meloni, donde afirmaba, según un extracto publicado por la editorial Homo Legens, que "la lectura de este ensayo nos ofrece una visión panorámica de la derecha italiana, de sus nombres, sus organizaciones, sus proyectos, sus diferencias, y a la vez una completa sinopsis de los temas que han catapultado a Giorgia Meloni al liderazgo político en Italia".

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo