Boletín

La Policía investiga si hubo negligencia en las obras de rehabilitación de Notre Dame

El templo llevaba en obras de restauración desde hacía año y medio bajo estrictas medidas de seguridad

La Policía investiga si hubo negligencia en las obras de rehabilitación de Notre Dame

 

AGENCIAS

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:40

El ministro francés de Cultura, Franck Riester, ha asegurado este martes que el incendio de la catedral de Notre Dame "a priori no es criminal, y parece que el fuego partió del lugar donde están los andamios" que se habían levantado para restaurar la flecha que, por su parte, se hundió el lunes por la tarde. Sus palabras parecen confirmar las informaciones que circulaban durante la tarde del lunes, que relacionaban el incendio con las obras de restauración que se estaban llevando a cabo en el templo. 

 La Fiscalía de París ha abierto una investigación para determinar las circunstancias del incendio y se está tomando declaración a todos los testigos. Se recibió una primera alerta sobre el incendio a las 18.20 horas y un segundo aviso a las 18.43 horas. Entre los dos avisos se procedió a la evacuación de las personas que estaban en el templo. "Nada apunta en el sentido de un acto voluntario. En este momento, se da prioridad a la pista accidental", ha afirmado el fiscal Heitz, en una comparecencia ante la prensa en la capital gala.

La catedral de Notre Dame llevaba en obras de restauración desde hacía año y medio. Pero todos los trabajos han estado sujetos a unas normas técnicas muy estrictas y rigurosas. De ahí el estupor e incomprensión por el tremendo daño causado.  En el momento en el que se originaron las llamas en la catedral estaban unos quince obreros trabajando

Riester insistió en que el Estado asumirá su responsabilidad en la reconstrucción que ya desde el lunes por la noche anunció el presidente francés, Emmanuel Macron, y en paralelo confirmó que se va a poner en marcha "una gran suscripción nacional" para que los particulares puedan aportar fondos. La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, propuso este martes la celebración de "una conferencia internacional de donantes" en la que participarían expertos y que serviría para recaudar fondos. La presidenta de la región, Valérie Pécresse, indicó que su institución aportará 10 millones de euros, tras hacer notar que "esta reconstrucción va a costar muy cara y vamos a dedicarnos desde ahora".

Desde anoche, han empezado a afluir algunas donaciones de grandes multimillonarios franceses, como las de la familia Arnault (propietaria de LVMH), que ha prometido que pondrá 200 millones de euros, y los Pinault (accionistas del otro gran grupo del lujo, Kering), que aportarán 100 millones de euros.

Lo más