Los plagios que llevaron a dimisiones en Europa

Muchos cargos públicos han dejado sus puestos después de descubrirse que sus trabajos académicos incurrían en irregularidades

Los plagios que llevaron a dimisiones en Europa

OLIVER BERG

Corresponsal de COPE en Berlín

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 15:51

El caso que abrió la ola de acusaciones de plagio en Europa fue el del ministro de Defensa y destinado a suceder a Merkel al frente de los conservadores alemanes Karl Theodor zu Guttenberg, que presentó su carta de dimisión en marzo de 2011, 48 horas después de que un periódico le acusase de haber plagiado el 20% de su tesis doctoral. Cuatro días después de destaparse el escándalo, el Parlamento alemán inició una investigación conjunta con la universidad en la que se había doctorado, que le retiró el título de doctor después de comprobar que durante la elaboración de su tesis, sobre Derecho Constitucional, había solicitado información al departamento de investigación del Bundestag, que posteriormente incluyó sin citar en su texto. Después de un juicio en el que fue condenado a pagar 20.000 euros a una asociación sin ánimo de lucro, se exilió a EE.UU., donde sigue residiendo con su familia.

Mucho más próxima en lo personal a Merkel era Annette Schavan, ministra de Educación y amiga personal de la canciller alemana, que dimitió en 2012 después de que un bloquero la acusase de haber plagiado parte de su tesis. La Universidad de Düsseldorf, donde se había doctorado, abrió una investigación en la que descubrió más de 60 citas sin atribuir sin atribuir y le retiró el doctorado por “engaño premeditado”. La también alemana y miembro del Partido Liberal (FPD) Silvana Koch-Mehrin hubo de renunciar a su cargo como vicepresidenta del Parlamento Europeo por el mismo motivo.

Las dimisiones se extienden a otros países europeos, como la República Checa, donde la ministra de Justicia Tat'ána Malá presentó su dimisión dos semanas después de que fuera denunciado el plagio en varias páginas de su tesis sobre tutela de menores en casos de divorcio, una denuncia que apareció en los medios checos un día después de que tomase posesión del cargo. Poco después de la dimisión de Malá, el mismo programa informático detectó que el ministro de Trabajo de ese mismo gobierno, Petr Krcal, había plagiado el 14% de su tesis y también hubo de dimitir.

Las dimisiones por plagio en tesis doctorales llegan hasta las más altas instancias de los gobiernos, como lo demuestra el caso del presidente de Hungría Pal Schmitt, que dimitió en 2012, después de que la Universidad Semmelweis de Budapest le retirase su doctorado. En EE.UU., Jon Biden tuvo que retirar su candidatura a la Casa Blanca, tras detectarse problemas en un trabajo que había redactado en su primer año universitario.

Lo más