PROTECCIÓN DATOS (Previsión)

Las reclamaciones sobre datos se disparan desde que se aprobó la ley europea

La Agencia de Protección de Datos (AEPD) ha recibido un 33 por ciento más de reclamaciones desde que entró en vigor el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) europeo, una subida que asociaciones de usuarios y consumidores valoran positivamente, aunque creen que todavía queda mucho por hacer.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 15:02

La Agencia de Protección de Datos (AEPD) ha recibido un 33 por ciento más de reclamaciones desde que entró en vigor el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) europeo, una subida que asociaciones de usuarios y consumidores valoran positivamente, aunque creen que todavía queda mucho por hacer.

Desde el 25 de mayo, cuando entró en vigor la RGPD, al 3 de septiembre de este año, la AEPD ha recibido 3.740 reclamaciones por uso fraudulento de datos; en el mismo periodo de 2017 solo recibió 2.799.

La normativa europea otorga mayor control al usuario sobre sus datos: las empresas deben informar sobre su uso, el tiempo que los conservarán, con quién los compartirá y si serán transferidos fuera de la UE, entre otras cuestiones fundamentales.

"El reglamento ha supuesto un antes y después. Ha cambiado la percepción y el respeto por los datos personales, aunque todavía sigue siendo una asignatura pendiente", subraya a Efe el presidente la Asociación de Internautas (AI), Víctor Domingo.

La aprobación de la ley fue cercana en el tiempo al escándalo de Cambridge Analytica, lo que probablemente ayudó a aumentar la incidencia mediática de la nueva norma, mientras que los menos informados probablemente sufrieron en mayor o menor medida la avalancha de correos electrónicos de las empresas.

Domingo está convencido de que las reclamaciones "aumentarán en el futuro", la concienciación hasta ahora era precaria: "Partimos de cero. Las denuncias y la preocupación por este tipo de cosas por parte de los usuarios era una anécdota, bastante residual".

Desde Facua-Consumidores valoran también positivamente el incremento, aunque creen que es necesario esperar a ver si se mantiene en el tiempo, argumenta su portavoz Rubén Sánchez.

En su opinión, el incremento experimentado por las reclamaciones viene dado por una "mayor conciencia" del usuario, un mayor uso de datos por parte de las empresas y un "positivo efecto llamada" de la exposición mediática de la ley.

Las principales reclamaciones que esta asociación de consumidores recibe en relación con un uso fraudulento de datos son relativas a falsa morosidad -consumidores que son incluidos en ficheros de morosos por deudas falsas o infladas-, llamadas o correos no deseados ("spam") y filtración de datos.

En lo que va de año, la asociación de consumidores ha interpuesto ante la AEPD tres denuncias contra Facebook y una contra Telefónica.

La agencia "necesita aumentar su presupuesto", para que haya más inspectores y su funcionamiento "sea más ágil", subraya Gómez: "Queda mucho por hacer: la inmensa mayoría de las irregularidades no se detectan".

El nueva normativa europea vino a armonizar la legislación entre los Estados miembros y a actualizar una anticuada directiva de la década de 1990, que nació en una Europa sin redes sociales ni teléfonos inteligentes, y con un uso de internet mucho más limitado que los 250 millones de europeos actuales.

"La aparición de una nueva normativa suele estar acompañada de un incremento en el número de reclamaciones que los ciudadanos plantean ante la Agencia", señalan desde la AEPD.

Este efecto llamada también ocurrió hace una década, cuando se aprobó la Ley Orgánica de Protección de Datos (diciembre 2007). Con esta nueva ley se pasó de 2.520 reclamaciones en 2007 a 4.049 en 2008.

Además, la agencia está siendo muy activa en las tareas de concienciación y difusión: tanto con entidades públicas y privadas para que conozcan cómo cumplir con la nueva normativa, como con los ciudadanos para que conozcan sus derechos.

Aunque la mayor parte del reglamento europeo que entró en vigor el 25 de mayo es intocable, la UE dejó margen a los países para adaptar algunas cuestiones.

El Congreso español tramita ahora esta transposición del reglamento al ordenamiento jurídico español, que previsiblemente llegará a su fin en otoño -hasta entonces rige un real decreto aprobado en julio- y que ya cuenta con más de 300 enmiendas.

Lo más