Boletín

Las emotivas palabras de la mujer de Pablo Ibar que han hecho llorar a toda la sala

Tanya Ibar Quiñones se ha dirigido este martes al jurado, entre sollozos, para asegurar que su marido "es un buen hombre" y evitar la condena a muerte

Vídeo

 

AgenciasCOPE.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 23 may 2019

La mujer de Pablo Ibar, Tanya Ibar Quiñones, se ha dirigido este martes al jurado, entre sollozos, para asegurarle que su marido "es un buen hombre" y evitar que dictamine que debe ser condenado a muerte. Al escuchar sus palabras, Ibar, conmovido, no ha podido evitar las lágrimas.

La esposa del acusado, el hispanoamericano y sobrino del boxeador vasco José Manuel Ibar Azpiazu, "Urtain", ha puesto punto y final a los testimonios de los testigos de la defensa, antes de que las partes expusieran sus conclusiones finales, con la petición de la Fiscalía de la pena capital para el procesado.

El tribunal popular, que el 19 de enero decidió por unanimidad que Pablo Ibar era culpable del triple asesinato cometido el 27 de junio de 1994 en Mimamar (Florida), deberá decidir a partir de este miércoles si recomienda al juez, Dennis Bailey, que le imponga, en su sentencia, la pena de muerte o la cadena perpetua.

Durante dos días han desfilado por el Tribunal de Fort Lauderdale (EE.UU.) los testigos de la defensa, familiares y amigos --entre ellos, su padre, el expelotari guipuzcoano Cándido Ibar-- que han relatado al Jurado lo que supondría para ellos la vuelta de Ibar al corredor de la muerte.

En un relato conmovedor y sin poder contener las lágrimas, al igual que su marido que la observaba atentamente, Tanya Ibar Quiñones ha asegurado que éste es "un buen hombre", un padre "ejemplar" para sus hijos de 7 y 12 años de edad, al que los pequeños "admiran".

Además, ha dicho que durante 21 años ella ha continuado al lado del acusado, pese a que éste le ha emplazado a rehacer su vida sin él, porque conoce "firmemente" cuál es la verdad --en alusión al convencimiento en su inocencia-- y, por eso, ha continuado en su "lucha".

Tras destacar cuánto "ama" a Pablo Ibar, ha repasado los años que han pasado juntos, los fines de semana interminables para verle en la prisión, cuando el preso se encontraba en el corredor de la muerte, y el apoyo que éste ha tenido siempre de su familia, que no se imagina "una vida sin él".

Antes de testificar en el juicio, la esposa del acusado mostró su esperanza de poder llegar, con sus palabras, "al corazón" de al menos uno de los doce miembros de jurado, con el fin de poder evitar la unanimidad necesaria para poder condenar a la pena capital a su marido.

A partir de mañana, el tribunal popular deliberará sobre si el juez debe imponer al acusado pena de muerte o cadena perpetua a Ibar por el asesinato de Casimir Sucharski, propietario de un club nocturno, y las modelos Sharon Anderson y Marie Rogers.