El kilo ya no será un kilo en 2019

La Conferencia General Sobre Pesos y Medidas va a realizar la mayor revisión del Sistema Internacional de Unidades desde 1960.

Científicos internacionales redefinen el Sistema Internacional de medidas

 Científicos internacionales redefinen el Sistema Internacional de medidas 

COPE.es

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 15:08

El kilo ya no será un kilo ni el amperio, un amperio ni el kelvin, un kelvin ni el mol, un mol. Estas cuatro unidades de medición básicas van a ser redefinidas a lo largo de este mes de noviembre en la Conferencia General Sobre Pesos y Medidas (CGPM)  en lo que va a ser la mayor revisión del Sistema Internacional de Unidades (SI) desde su instauración en 1960.

¿Por qué es necesaria esta revisión? ¿Acaso un kilo ya no es el equivalente a 1.000 centímetros cúbicos de agua? ¿Qué ha pasado para que se tengan que revisar las unidades básicas que nos permiten medir la masa, la temperatura, la corriente eléctrica, el átomo?

Pues hay una razón "de peso" para llevar a cabo esta revisión: hasta el día de hoy, jueves 8 de noviembre, el kilogramo esta definido por la masa de un cilindro de platino-iridio que se almacena con celo en una cámara de la Oficina Internacional de Pesos y Medidas (CGPM) en Francia. Pero el peso de este metal ha sufrido variaciones por la pérdida de átomos y por absorber moléculas del aire.

La revisión que se ha llevado a cabo por científicos internacionales se ha basado en números invariables, en las constantes fundamentales del universo: la constante de Planck, un número que relaciona la energía de la unidad más pequeña de luz, el fotón, con su frecuencia o color; la cantidad de carga eléctrica de un único protón o  la carga del electrón;  la constante de Boltzmann, que relaciona la temperatura de una partícula de gas con su energía cinética; la constante de Avogadro, el número de moléculas que una sustancia necesita para pesar en gramos lo mismo que una molécula pesaría en unidades de masa atómica.

 

Con estas nuevas constantes, los científicos han llegado a unidades de medición cada vez más precisas, con márgenes de error prácticamente imperceptibles. Por ello proponen que también actualicemos las definiciones de estas unidades básicas que utilizamos para medir:  

El kilogramo que hoy está definido por la masa del cilindro de platino-iridio, se medirá con la balanza de Watt, un instrumento que compara la potencia mecánica con la potencia electromagnética utilizando dos experimentos separados.

El amperio que hoy se define por un experimento imaginario que genera una fuerza entre dos cables infinitos, se medirá con una bomba de electrones que genera una corriente medible contando electrones individuales.

El kelvin que hoy se relaciona con la temperatura y presión a la que coexisten el agua, el hielo y el vapor de agua en equilibrio, se medirá mediante termometría acústica, con la frecuencia de las ondas sonoras que resuenan dentro de una esfera llena de gas proporcional a la velocidad media de los átomos que hay en ella.

Y por último el mol que hoy se define como la cantidad de sustancia que hay en un sistema con tantas entidades elementales como átomos hay en 0,012 kilogramos de carbono-12, se redefinirá mediante un instrumento que determinaría la cantidad precisa de átomos que hay en una esfera perfecta de silicio puro-28.

El kilo ya no será un kilo en 2019

 El kilo ya no será un kilo en 2019

¿Pesaremos menos, pesaremos más?

Ni una cosa ni otra. Pesaremos lo mismo. Sentimos haber chafado la ilusión de arañar algunos gramos al peso. La redefinición de las unidades básicas de medidas tiene el objetivo de darle mayor estabilidad al Sistema Internacional y, aunque la incertidumbre en algunos de los valores de las unidades tendrá un ligero incremento, los valores mismos no sufrirán cambios o éstos serán tan pequeños que serán prácticamente imperceptibles.

Estas variaciones van a ir dirigidas a los institutos que mantienen los patrones nacionales de masa, corriente eléctrica, temperatura y cantidad de sustancia, la gran mayoría de los usuarios no tendrá necesidad de modificar en absoluto sus prácticas metrológicas.

Etiquetas

Lo más