Jamón, aceite, vino y cremas dermatológicas, los productos españoles más vendidos en China

Las empresas españolas quieren aprovechar la reciente visita del presidente Xi para aumentar sus exportaciones al mayor mercado del mundo

Campaña de promoción de aceite de oliva en China

Campaña de promoción de aceite de oliva en China 

  • item no encontrado

Corresponsal en Asia

Pekín

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 08:06

Con la firma de 18 acuerdos institucionales y económicos por más de 1.500 millones de euros, la reciente visita del presidente Xi Jinping ha abierto un poco más el gigantesco mercado chino a las empresas españolas. A China, el país más poblado del mundo con unos 1.400 millones de habitantes, ya exportan unas 15.000 compañías españolas, atraídas por el extraordinario crecimiento económico que ha traído su apertura al capitalismo hace justo 40 años.

Solo un lustro antes, España había reconocido a la República Popular China. En estos 45 años de relaciones diplomáticas, el comercio bilateral ha pasado de 12 millones de dólares (10,5 millones de euros) a los más de 30.000 millones de dólares (26.500 millones de euros) de 2017. Pero la balanza comercial presenta un déficit de más de 19.000 millones de euros para España, que persigue aumentar sus exportaciones y captar inversiones tras esta visita del presidente Xi Jinping.

Después de muchos años de negociaciones, por fin se ha firmado el acuerdo para exportar a China el jamón con hueso, que ha sido una de las batallas para introducir en este mercado uno de los alimentos más conocidos de España. Aunque Pekín permitía desde 2008 la entrada de jamón ibérico despiezado y en lonchas, ahora autoriza las patas enteras y abre el mercado al serrano y otros derivados del cerdo. Debido a las restricciones de las autoridades chinas, que envían a sus propios funcionarios para inspeccionar las marcas y los mataderos españoles, solo una treintena de empresas comercializan su jamón en este país, con una facturación superior a los cuatro millones de euros. De ellas, únicamente seis venden jamón ibérico, destacando Cinco Jotas y Joselito como los más conocidos y apreciados por el público chino. En los supermercados de las grandes ciudades que sirven artículos extranjeros, sus sobres de 70 gramos valen hasta 350 yuanes (45 euros). Además, en China operan otras marcas españolas como Montesano, Castro y González y El Pozo.

El aceite de oliva es otro de los productos españoles más apreciados por los consumidores chinos, que conocen sus beneficios para la salud gracias a las numerosas campañas de promoción que se han llevado a cabo en este país. La última, lanzada en septiembre por la Interprofesional del Aceite de Oliva, persigue que los chinos lo incorporen a su gastronomía en lugar del de palma o girasol, que son los más usados en este país. Las exportaciones de aceite de oliva español se han multiplicado por 6.000 en solo doce años, de las cinco toneladas de 2005 a las casi 30.000 de 2017. Incluyendo otros dos mercados muy importantes como Japón y Corea del Sur, España ya exporta a Asia unas 75.000 toneladas de aceite de oliva, que generaron 300 millones de euros el año pasado.  Pero el consumo medio por habitante en China sigue siendo muy bajo: solo 30 gramos al año, que es la ingesta diaria en los países europeos productores. Uno de los motivos es, por supuesto, su elevado precio, ya que las botellas de un litro de marcas como Ybarra, Mueloliva o Rafael Salgado cuestan entre 70 y 100 yuanes (entre 9 y 13 euros).

Más caro aún es el vino español, que sigue abriéndose camino entre la cada vez más numerosa clase media china, que ya suma 300 millones de personas acostumbradas a viajar al extranjero y a consumir todo tipo de productos occidentales. Desde las marcas más famosas de ropa, como las españoles Zara y Mango, habituales en los centros comerciales chinos, hasta artículos de belleza que se han puesto de moda. En el último 'Día del Soltero', la famosa jornada de descuentos por internet que facturó 213.500 millones de yuanes (27.000 millones de euros) el pasado 11 de noviembre, España fue el octavo país que más artículos de importación vendió, por detrás de Japón, EE.UU., Corea del Sur, Australia, Alemania, Reino Unido y Francia. Animadas por su éxito durante la edición anterior, este año despuntaron cuatro firmas españolas de cosméticos muy alabadas por las redes sociales y los medios chinos: Sesderma, SingulaDerm, Isdin y MartiDerm, la octava marca de importación más vendida.

Junto a los artículos ofrecidos por importadores chinos en Taobao, el portal de ventas por internet más popular junto a Jingdong, en la plataforma de marcas Tmall están presentes 80 empresas españolas, como Zara, Mango y Osborne. Todas ellas intentan aprovechar el tirón de la visita del presidente Xi Jinping para impulsar sus negocios en China, el mayor mercado del mundo

Lo más