Hambre y caos en Haití: 10 años después del terremoto

En COPE hablamos con varias ONG que trabajan en el lugar de la tragedia, donde las instalaciones médicas son cada vez más necesarias

ctv-a1o-haiti-10-aos-despues
Maribel Sánchez Margallo
@maribelmargallo

Redactora 

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13 ene 2020

COPE habla con los voluntarios de Cáritas, Manos Unidas y otras ONG que siguen trabajando en Haití 10 años después de que un devastador terremoto provocara más de 220.000 muertos, 300.000 personas resultaron heridas y 1,3 millones quedaron sin hogar. Una década después, a medida que los problemas económicos y las tensiones políticas se intensifican, las instalaciones médicas son cada vez más necesarias para evitar que los haitinos sigan muriendo.

Son centros de salud como la clínica que construyeron las Hermanas del Sagrado Corazón, con las que colabora la cooperante de Manos Unidad Olga Regueiro. En declaraciones a COPE, Olga nos contaba que “Haití sigue intentando recuperarse del caos, el hambre y la pobreza provocada por el terremoto de hace 10 años”.

Entre enero de 2010 y diciembre de 2019, Manos Unidas ha aprobado en Haití 157 proyectos por importe de 12.665.627,47 €. De ellos, 46 proyectos, por importe de 4.125.063,54 €, se destinaron a la emergencia por el terremoto de enero de 2010.

Además y desde septiembre de 2019, la crisis política y económica en Haití se acelera y se agrava cada día, hasta el punto de que el sistema de salud en Haití está al borde del colapso. "Las falta de medios de comunicación y la inseguridad en las rutas", nos explicaba en COPE Olga Regueiro, "impiden que los pacientes y el personal médico lleguen al hospital y, cuando consiguen acceder a él, no hay médicos que les atiendan o fármacos que les puedan salvar la vida".

En un país donde ya antes del seísmo el 80% de la población vivía por debajo del umbral de la pobreza, el desastre obligó a 2,3 millones de haitianos a abandonar sus lugares de origen. Entre los desplazados, al menos 307.000 eran niños.

De la ayuda de emergencia a la reconstrucción

En los primeros meses, Caritas centró sus esfuerzos en proporcionar alimentos, agua, saneamiento, apoyo médico y viviendas temporales a centenares de miles de personas necesitadas. Meses después del terremoto, estas actividades de emergencia de Caritas habían llegado a más de 1,5 millones de damnificados, aportando unos 4 millones de euros.

“En este momento, justo cuando se cumplen 10 años desde el terremoto, señala en COPE Iñaki Olazábal, responsable de Haití en Cáritas Española—, la acción de Cáritas en el país se encuentra en un punto de inflexión, donde el apoyo a los equipos está resultando vital para que los procesos lleguen a fortalecerse y consigan sus objetivos de transformación y generación de resiliencia”.

“Y esta última, en un contexto como el de Haití, es fundamental para poder superar las situaciones de exclusión social y encontrar herramientas que impulsen la autogestión de los haitianos e iniciativas de economía solidaria en zonas de gran ausencia estatal”, añade.

También desde Médicos Sin Fronteras siguen lanzado nuevas iniciativas para atender a los pacientes cuando el sistema médico haitiano no da abasto. MSF ha reabierto un centro de trauma de 50 camas en el barrio de Tabarre en Puerto Príncipe y ha aumentado el apoyo a instalaciones médicas en la capital y en las zonas rurales. Sin embargo, no es suficiente; es necesario incrementar el apoyo al sistema de salud en su totalidad.

Lo más