Más directos

La CDU se queda en el centro y elige a Kramp-Karrenbauer para suceder a Merkel

La candidata centrista se impuso a Jens Spahn y Friedrich Merz

La CDU se queda en el centro y elige a Kramp-Karrenbauer para suceder a Merkel

Corresponsal de COPE en Berlín

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 17:21

La Unión Cristianodemócrata alemana (CDU) ha elegido este viernes como nueva presidenta a su secretaria general, la centrista Annegret Kramp-Karrenbauer, quien sucederá a la canciller de Alemania, Angela Merkel, tras 18 años al frente del partido. AKK, como se la denomina, se impuso en la votación del congreso de la CDU, que tiene lugar en Hamburgo, al exrival interno de Merkel, Friedrich Merz y al ministro de Sanidad, Jens Spahn, ambos del ala derechista del partido. Su discurso integrador y de centro se ha impuesto sobre el giro a la derecha que planteaba su principal contrincante, Freidrich Merz, que deseaba hacer frente al ascenso del partido anti europeo y antiextranjeros Alternativa para Alemania (AfD). En su discurso de promoción ante el pleno del congreso de la CDU en Hamburgo, AKK ha propuesto dar a la “C” de “cristiano”, en las siglas del partido, su verdadera dimensión política y ha calficado  a los conservadores alemanes como "el último unicornio de Europa". La gente no quiere que se discuta sobre las cosas, sino que "nos pongamos mano a la obra", ha dicho, llamando al partido a demostrar "más valor" y "confianza en sí mismo".

La CDU alemana elige al sucesor de Merkel al frente del partido

"Si tenemos valor viviremos en una Europa fuerte, en una Europa con un euro a prueba de crisis y con un Ejército europeo que sea una realidad", ha afirmado. En su opinión, todo esto es necesario si se quiere que la CDU siga siendo el partido de hoy en día y el de mañana. "Necesitamos una CDU fuerte. Esta Europa, esta Alemania necesita una CDU fuerte", agradeciendo a Merkel su trabajo al frente del partido los últimos 18 años pero señalando que ahora se trata del futuro, no del ayer. "Da igual quien gane hoy. Ninguno de los candidatos desencadenará el hundimiento de la CDU", dijo en alusión a comentarios aparecidos en los medios de comunicación alemanes, “para mí no hay una CDU liberal, o una CDU de valores conservadores. ¡Somos una familia! Y así es como debe continuar".

En su presentación ante los delegados, la centrista AKK había pedido al partido "coraje" para asumir los desafíos a que se enfrenta, mientras que Merz abogó por recuperar el electorado que se había ido hacia la ultraderecha y a adoptar un perfil más claramente conservador.

AKK, quien habló en primer lugar atendiendo al orden alfabético marcado por la dirección del congreso, había aludido asimismo a la caída de electorado que sufren los partidos mayoritarios, tanto el bloque conservador como los socialdemócratas.

Destacó en ese punto que la fortaleza de la CDU es de gran relevancia "para Alemania y para el conjunto de Europa", mientras que su principal rival en la pugna por la presidencia del partido dijo que el suyo era el último "gran partido democristiano" que queda en la UE.

Antes de las intervenciones de los candidatos, pronunció el que fue su último discurso como presidenta del partido Merkel, quien lanzó una llamada a la cohesión en sus filas y defendió la vía centrista para su partido.

Recordó ahí la canciller que asumió la jefatura del partido 18 años atrás, entonces en una "situación muy difícil para el partido", por el escándalo de financiación irregular que se reveló bajo la denominada "era" Helmut Kohl.

Costó "superar" esa situación, prosiguió, y el desafío ahora es "mantenerse unidos" y "liderar unidos", siempre desde la vocación centrista que caracteriza a la CDU.

Lo más