Bombas, huesos y hasta una peseta franquista: drenan un canal en Ámsterdam y esto es lo que encuentran

El proyecto 'Below the surface' recopila todos los objetos encontrados después de drenar el canal del río Amstel

ctv-dzt-huesosokokok
  • item no encontrado

Redactor de cope.es

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 17:26

El río Amstel fue durante años el centro de la actividad comercial de Amsterdam, una de las ciudades más importantes de la historia europea. Por él han navegado miles de embarcaciones a lo largo de los siglos, y por sus orillas han paseado millones de personas. En el año 2003, un gran proyecto comenzó en la zona para desarrollar las obras de la línea Norte-Sur de Metro de la capital neerlandesa.

Las obras obligaron a drenar el río y vaciarlo de agua, lo que dejó a la vista de los trabajadores su contenido. Al comenzar a trabajar sobre el lecho drenado, los arqueólogos descubrieron todo un tesoro de objetos arrojados a las aguas a lo largo de los siglos, que dan un retrato, no solo de la historia de Ámsterdam, sino de Europa Occidental en general. El proyecto 'Below the Surface' ha recopilado y catalogado todos los objetos encontrados bajo las aguas.

ctv-ev1-2005

Si nos fijamos en los objetos más recientes, reconocemos las típicas cosas de nuestro día a día. monedas de euro, teléfonos móviles, llaves, tarjetas de crédito y hasta algún tazo han caído al río, quizás por descuido, quizás por enfado. También encontramos objetos más curiosos, como una dentadura postiza, peines e incluso alguna pistola. La imaginación nos lleva a pensar que, quizás, alguien se deshizo de ella lanzándola al canal después de cometer un aterrador crimen. También se encuentra una asombrosa colección de pipas, prueba de la tradicional cultura fumadora que existe en la ciudad.

ctv-t0m-pipas

Continuamos viajando atrás en el tiempo, hacia la segunda mitad del Siglo XX y los objetos, poco a poco, comienzan a cambiar. Aparecen cabezas o piernas de muñecos, estrellas soviéticas, gomas de borrar, canicas, cucharas, tenedores, relojes de muñecas. Y más monedas. Pero ya no son euros, sino florines, francos belgas y franceses, marcos alemanes, dirhams marroquíes...y alguna peseta. Como esta de 1957.

ctv-sx1-peseta

¡Quién sabe que emigrante español lanzaría esa moneda al río a finales de los años 50! Quizá fue el símbolo del comienzo en de una nueva vida, en un país más libre y con mejores salarios, aunque nada fácil para los recién llegados que tenían que buscarse la vida.

Según vamos viajando hacia atrás en la historia del Siglo XX, los objetos metálicos aparecen cada vez más deteriorados. Tornillos, tuercas, bombillas y cortauñas acabaron olvidados en el lecho del río, oxidándose bajo el agua. Se van apreciando los efectos de las dos guerras mundiales, y aparecen obuses y granadas sin explotar, que por suerte cayeron donde no podían hacer daño a nadie. 

Pero la historia recogida bajo las aguas del río Amstel no acaba en el Siglo XX. Si seguimos retrocediendo hasta el siglo XVIII nos encontramos otro tipo de objetos. 

ctv-0rz-siglo-xviii

Huesos de animales, probablemente lanzados al río después de comer, acompañan a las monedas de la época. El proyecto recoge absolutamente todos los objetos encontrados en el lecho del río, que se remontan hasta 119.000 años antes de Cristo, cuando la zona estaba cubierta por el mar y la habitaban animales marinos. Además de por fechas, están organizados por tipos de objetos

ctv-2fm-armas

Podemos observar vajillas, armas de fuego y blancas, monedas o huesos de todo tipo. El recuerdo que ha ido dejando la civilización humana junto al cauce del río Amstel. 

Lo más