Austria ofrece a Hungría un bloque de extrema derecha en el Parlamento Europeo

El vicecanciller austriaco, Heinz-Christian Strache, que pertenece al partido de extrema derecha FPÖ, soltó la bomba anoche en las redes sociales.

ctv-ssb-para-rosalia

Corresponsal de COPE en Berlín

Berlín

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 09:40

“¡Invito con mucho gusto al primer ministro húngaro, Víktor Orban, y a su partido, Fidesz, a trabajar juntos en el futuro en un bloque común de la UE!”, escribió en Facebook. Strache y otros miembros del FPÖ son, al igual que Orban, partidarios de una línea dura contra los migrantes que llegan a Europa y contrarios a la integración europea, pero el FPÖ se sienta actualmente con otros partidos nacional-populistas dentro del grupo Europa de las Naciones y de las Libertades (ENL), mientras que el Fidesz de Víktor Orban es miembro del Partido Popular Europeo (PPE), la principal formación en la Eurocámara, que reagrupa a la derecha y al centro-derecha, incluidas las formaciones de la canciller alemana, Ángela Merkel, y del presidente de la Comisión Europea, el luxemburgués Jean-Claude Juncker. La oferta de Strache, quien participa en el gobierno de coalición dirigido por el conservador austriaco Sebastián Kurz, llega un día antes de que Orban pronuncie un discurso ante el Parlamento Europeo para defender su gobierno, cuestionado en un informe de la eurodiputada Judith Sargentini (Verdes) por no respetar convenientemente las libertades ciudadanas. La oferta de Austria supone una Opa hostil al PPE y una amenaza a los eurodiputados dispuestos a acusar a Orban con dureza.

De cara a la política interna austriaca, Strache está demostrando con esta invitación quién lleva realmente los pantalones en la coalición azul-dorada, que el joven canciller Kurz presenta como una hábil maniobra para neutralizar a su favor al FPÖ, pero que está resultando una jugada maestra con la que los viejos lobos nostálgicos del imperio austrohúngaro se han asentado en el gobierno de Viena a través del impotente canciller. Kurz, en la línea del PPE, se había distanciado sensiblemente de Orban en la entrevista Sommergespräch de la cadena ORF, lo que no ha impedido que su número dos dinamitar con sus declaraciones el pleno de sanciones a Hungría. Strache ha calificado de “absurda” la propuesta del eurodiputado popular austriaco Othmar Karas, de sancionar al Fidesz en el seno del PPE y como “totalmente incomprensible” la posición de la Unión Cristianodemócrata  alemana (CDU), el partido de Merkel, cuyo eurodiputado Manfred Weber es el presidente del grupo parlamentario del PPE y que aspira a presidir la Comisión Europea con su respaldo, en referencia a la decisión de apoyar un procedimiento europeo contra Hungría. Weber ha declarado en las últimas horas que espera que Orban se muestre “dispuesto a un compromiso”, pero que si eso no sucede, ha de saber que “nuestros valores son incuestionables”.

Etiquetas

Lo más