237 naufragos rescatados en el Mediterráneo, a la espera de puerto, en medio del frío y la lluvia

El barco de la ONG española Open Arms lleva a 118 inmigrantes a bordo

Vídeo

 

@evaenlaradio

Corresponsal de COPE en El Vaticano

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14 ene 2020

En estos momentos hay dos barcos en el Mediterráneo, a la espera de que algún país facilite el desembarco de las 237 personas que llevan a bordo. El Open Arms con 118 migrantes, entre ellos 28 menores que viajan solos y 2 mujeres embarazadas y el de la ong alemana Sea Watch con 119.

Esta misma mañana, desde el mismo barco que ha sufrido graves averías, el fundador de la ONG Oscar Camps ha solicitado ayuda para poder afrontar las reparaciones o para poder comprar un nuevo barco con el que seguir trabajando. Si no consiguen financiación, la continuidad de la propia ONG se encuentra en riesgo.

En cuanto consigan desembarcar a todos los rescatados que llevan a bordo, deberán permanecer un tiempo en puerto para reparar el barco, por lo que no podrán seguir realizando misiones de salvamento.

Las imágenes del último rescate, difundidas en las redes sociales resultan estremecedoras. El segundo rescate del Open Arms se produjo el 10 de enero, cuando se encontró a 74 personas en una patera en "estado de pánico total", entre ellas mujeres embarazadas y bebés.

 

 

La desesperación de las personas que viajaban en el barco era tal, que en el momento del rescate dos inmigrantes se lanzaron al agua, pero fueron puestos a salvo. Mientras realizaban esta operación eran vigilados de cerca por una patrullera libia "en actitud amenazante".

Previamente Open Arms había rescatado a otros 44 inmigrantes que viajaban en una pequeña barcaza de madera y se encontraban en estado de hipotermia.

Paralelamente, otras 119 personas rescatadas por el barco humanitario Sea Watch 3 el pasado 9 de enero esperan una respuesta rápida para poder ser desembarcados, porque no hay suficiente espacio en cubierta para protegerlos de las inclemencias del invierno, y la mayoría están empapados. Esta misma ONG denunció que una de las barcazas que asistió vio pasar dos barcos que no los ayudaron, como tampoco una lancha de la Guardia Costera maltesa que navegaba en la zona.

Lo más