Sin micrófonos | Podemos ante la “pantomima” parlamentaria

La formación cree que las tres cuartas partes del tiempo son puro onanismo político que no sirve absolutamente para nada

Podemos ante la “pantomima” parlamentaria

 

  • item no encontrado

Redactor Política Informativos COPE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 02:46

El Congreso es una pantomima para tranquilizar a la gente, como las mascarillas de oxígeno de los aviones. Es un laberinto que no lleva a ningún lado. Vinimos a hacer las cosas de otra forma, pero las sinergias parlamentarias son tramposas. Las tres cuartas partes del tiempo son puro onanismo político que no sirve absolutamente para nada.

Estas y otras reflexiones similares se escucharon en boca de cargos de Podemos en la reunión interparlamentaria convocada el pasado fin de semana por la Secretaría de Acción Institucional para que compartieran cómo han perdido su inocencia, en metáfora utilizada por la anfitriona Gloria Elizo para ilustrar su frustración porque no consiguen gobernar desde el Congreso como pronosticaban a principios de legislatura.

"Nunca una idea fue tan equivocada", admite la también vicepresidenta cuarta de la Cámara Baja para señalar la falta de voluntad política y el pacto entre PP, PSOE y Ciudadanos para no denunciar ese bloqueo institucional. "Jamás se ha trabajado tanto", según Elizo, pero "no vale para nada" porque el Gobierno ha vaciado de "capacidad política" al poder legislativo. La "triste realidad", concluye, es que es una "gran estafa".

Los dirigentes de Podemos ponen especial énfasis en el leitmotiv de esta jornada: los pactos de Estado de los que se han ido desmarcando como ya contamos aquí hace unas semanas. Un "significante guay", dice Elizo, pero sobre el que Pablo Echenique advierte a los suyos: "Cuando lo escuchemos, tenemos que tener la mosca detrás de la oreja porque casi siempre hay gato encerrado".

Y es que, en su interpretación, los pactos son en realidad una herramienta más (junto al veto en la mesa del Congreso o las prórrogas de enmiendas) para bloquear las iniciativas de Podemos o, en el mejor de los casos, "descafeinarlas". Según Echenique, "el problema es cuando se asume como obligatorio llegar a un acuerdo por unanimidad porque eso otorga derecho de veto a todas las partes". Estrategia que, añade, no es neutral sino que beneficia a quien no quiere que nada cambie porque implica dar continuidad a las políticas del PP cuando tenía mayoría absoluta. "Por eso, el PP es fan ahora de los pactos". Por eso y porque, dice el secretario de organización de Podemos, mientras el legislativo está bloqueado el ejecutivo aprovecha para gobernar "por sus huevos toreros".

Ante ese panorama, se preguntan cómo salir de "esa desazón de que nuestro trabajo no tiene sentido" y para qué sirve estar en las distintas cámaras estatales y autonómicas. Su respuesta pasa por las apelaciones a la presencia en la calle. "No basta con las instituciones", quieren ser "la voz de los que no tienen voz", "poner en la agenda" temas a los que luego se suman otros y "ser capaces de contar continuamente las cosas que hacemos para construir una alternativa de relato. Somos un pequeño ejército institucional, explica Elizo, que puede reconfigurar el espacio político, ser cada vez más fuertes y construir una alternativa capaz de ganar las elecciones".

Y es que esa es "la única alternativa" para cambiar las cosas. "Hay que aspirar a gobernar” como en Madrid o Barcelona, subraya Echenique, porque "si no, no se pueden hacer grandes cosas". Como mínimo, quieren formar parte de los gobiernos para "evitar su capacidad de hacer lo que le dé la gana independientemente de nuestra opinión". Eso es, precisamente, lo que buscaban cuando intentaron negociar con Pedro Sánchez su presencia en determinados ministerios.

Lo más