Sin micrófonos: ETA se quita de enmedio para facilitar una salida a sus presos

Un gran dibujo alusivo al acercamiento de los presos de ETA en la localidad navarra de Lakuntza. EFE

Un gran dibujo alusivo al acercamiento de los presos de ETA en la localidad navarra de Lakuntza. EFE Un gran dibujo alusivo al acercamiento de los presos de ETA en la localidad navarra de Lakuntza. EFE

Jefe de Interior de COPE

Jefe de Interior de la Cadena COPE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 06:18

"ETA desaparece porque lo necesitan sus presos y en este momento la única ETA visible está en las cárceles". Es la opinión de un destacado responsable en la lucha antiterrorista y uno de lo mejores conocedores de lo que fue ese entramado. El anuncio que ahora hace el diario portavoz habitual, Gara, de que se está debatiendo y votando un documento "para cerrar el ciclo y la función de ETA" es, a juicio de observadores en la materia, un logro de Sortu, la última marca de la izquierda abertzale. Es la única solución posible, dicen estas fuentes, para aminorar la rémora del pasado violento que sigue lastrando políticamente a ese mundo y, de paso, abrir la puerta a una posible salida para los 300 presos de la banda.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, se ha apresurado a advertir que para que haya cambios en la política penitenciaria no basta con que ETA desaparezca. Cada terrorista tendrá que pedir perdón, pagar sus deudas y colaborar con la Justicia. Jueces con responsabilidad en ese ámbito se decantan por la prudencia pero sí admiten que la desaparición de la banda tendrá muy probablemente consecuencias en el ámbito penitenciario. Una opinión compartida por expertos policiales.

"El Código Penal sigue vigente -recuerda a COPE un magistrado con responsabilidad en la materia- y por lo tanto habrá que atenerse a él, ya que no hay un derecho de transición que establezca una aplicación distinta y excepcional". Cabe otra posición mas aperturista, según estas fuentes: Desaparecida ETA se extingue la excepcionalidad de la pertenencia del preso a una organización terrorista. Y eso debe de tener sus consecuencias. En cualquier caso el nuevo escenario no será inocuo a efectos judiciales y penitenciarios. "No hablemos de una perspectiva global, pero sí que habrá que estudiar caso a caso. Se tendrá en cuenta la condena, si hay sangre, el pago de la responsabilidad civil...".

CINCO ETARRAS PIDEN UN CAMBIO DE GRADO PENITENCIARIO

Internos de la banda vienen moviendo ficha antes de que ETA anunciara sus pasos. En agosto de 2017 el colectivo de presos anuncio que asumían la legalidad penitenciaria y la reinsercion individual, pero, según ha sabido COPE en fuentes jurídicas, desde poco antes de enero de 2017 presos muy antiguos vienen solicitando poner al día sus expedientes de redención de pena (con arreglo al viejo Código Penal) para acceder previsiblemente en el futuro a otros beneficios. Y ya con carácter mas inmediato: al menos 5 internos han reclamado hasta ahora pasar de primer a segundo grado penitenciario. Ante esta realidad hará falta, según nuestras fuentes, "una implicación de la Administración penitenciaria".

Este final que ETA anuncia, descartando incluso que vaya a transformarse en un movimiento político al estilo de las FARC colombianas, y tras reconocer que "no se han logrado sus objetivos", viene a confirmar una vez mas, según medios a antiterroristas, que la derrota de ETA no solo ha sido policial y judicial. También la realidad viene superando a la banda desde mucho antes de que anunciara el final de su actividad armada (20/10/2011), la entrega de las armas (09/04/2017) o ahora la disolución. El hecho de que los acontecimientos den por superado lo que presentan como novedad, convierte en rutinario y casi carente de interés lo que habría sido, sin duda, una noticia relevante en su momento.

Etiquetas

Lo más