Sánchez hará esperar a Iglesias para negociar hasta encauzar la “vía Navarra”

“La investidura representa una partida de ajedrez que sigue a una de billar”, asevera metafóricamente el entorno del presidente en funciones

Sánchez hará esperar a Iglesias para negociar hasta encauzar la “vía Navarra”

 

Ricardo Rodríguez
@rrodriguezmaeso

Jefe de Política

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:34

Las llamadas de Pedro Sánchez a potenciales socios, empezando seguramente por el propio líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, para afrontar la investidura aún deberán esperar. Así lo ha podido saber la Cadena COPE de fuentes cercanas. Desde el entorno de Sánchez trasladan en esa línea la siguiente metáfora: “La gobernabilidad del país representa una partida de ajedrez que sigue a una de billar”, en referencia al mapa municipal y, ante todo, autonómico.

El presidente en funciones levantará personalmente el auricular, pero, a todas luces, pospondrá sus movimientos a tener resuelto el panorama abierto en Navarra. Las miradas se mantienen fijas, en particular, con los pasos a seguir con el PSN. Hasta ahora Ferraz “se ha desmarcado”, no ha desautorizado, la búsqueda por María Chivite de una alternativa de gobierno a Navarra Suma que, sí o sí, deberá pasar, para prosperar, por el aval, aunque sea pasivo, de EH-Bildu.

El alto mando del PSOE todavía se resiste a adelantar acontecimientos ante el riesgo de poner patas arriba la federación. No obstante, sobrevuela la pesadilla de la consulta a la militancia socialista, obligatoria y vinculante, ante cualquier tipo de acuerdo, tal y como fijan los estatutos del partido que salieron del 39 Congreso Federal.

Las bases navarras tienen en principio la última palabra sobre una abstención en la comunidad foral que dejaría el Gobierno en manos de UPN y, a cambio, en Madrid, los regionalistas facilitarían a Pedro Sánchez salir elegido Presidente en segunda vuelta, por mayoría simple. Ferraz, sin embargo, podría estar guardándose un as en la manga que, por ahora, ha eludido sacar a relucir. Esto es: el punto 2 del artículo 78 de los mismos estatutos. Reza así: “Los programas electorales de nacionalidad o región, la política de alianzas y el desarrollo legislativo deberán ser consultados con la Ejecutiva Federal y, si hubiera discrepancias, el contencioso será sometido al Comité Federal”.

Precisamente, la “vía Navarra” ha venido a ser apuntalada, entre líneas, por la vicepresidenta, Carmen Calvo, encargada este jueves de marcar la pauta: “Sería muy razonable que nadie, desde minorías o desde bisagras, pretenda estar donde las mayorías han arrojado su opinión para que se gobierne”. En román paladino, UPN en Navarra versus PSOE en España. En el caso de Pedro Sánchez, con su investidura en julio. “Todo quedará resuelto”, han confiado las fuentes consultadas, a mediados del próximo mes.

Entretanto, la estrategia de pasividad de Sánchez es argumentada con que “la partida se juega por fases”. Por cierto, en la batalla por los territorios, el PSOE da por perdida Castilla y León, tras el principio de acuerdo entre PP y C'S, y sigue esperanzado con conservar Aragón.  

Lo más