La violencia y desobediencia en Cataluña siembran la incertidumbre de cara al 10-N

Los mossos están recibiendo indicaciones para ocupar, si fuera necesario, los colegios electorales la noche del 9 al 10-N, según ha conocido COPE

Mossos dEsquadra durante los actos de protesta tras la sentencia del procés

Mossos d'Esquadra durante los actos de protesta tras la sentencia del procés

Juan Baño

Jefe de Interior de COPE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 15:46

Mossos d’Esquadra y Ministerio del Interior intentan responder al nuevo desafío con la incertidumbre de no saber, a ciencia cierta, a qué se pueden enfrentar. Desde el anuncio de movilizaciones instigadas por los elementos más violentos de los CDR para el mismo día de los comicios, a los actos de desobediencia civil que promueve Tsunami Democratic y Pícnic por la Republica en la jornada de reflexión. “Estamos ante un escenario que no se contemplaba hace tres semanas”, dicen medios sindicales de los Mossos. 

Tras la irrupción de la violencia por la sentencia del procés  y, sobre todo, tras la comprensión que esa violencia está recibiendo por parte de representantes institucionales y cargos tan destacados como el propio president de la Generalitat, Joaquín Torra, la portavoz del Govern, Meritxell Budó o la presidenta de la Asamblea Nacional catalana, Elisenda Paluzie, la cosa cambia de manera sustancial al decir de fuentes policiales en la comunidad autónoma.

Los Mossos ha dado la orden de movilización general. Poco que ver con la última cita electoral. Mas de 8.000 agentes de seguridad ciudadana encabezan el despliegue, pero también estarán los de identificación, análisis, mediación, judicial... El cuerpo lo integran casi 17.000 funcionarios. “Se activarán agentes mientras haya disponibilidad de material y de medios”, dicen nuestras fuentes. Y no sólo en servicios centrales; se hará lo mismo en todas y cada una de las comisarias, recurriendo también al apoyo de las distintas policías locales.

En segunda posición en materia de orden público, pero en primera línea a la hora de proteger infraestructuras y edificios del Estado, se están desplegando durante estas horas más de 2.000 policías nacionales y otros tantos guardias civiles. Cifras sobre las que no hay confirmación oficial por parte del Ministerio del Interior, pero que ratifican a COPE medios policiales cualificados en Barcelona. Doblan por lo tanto las que se alcanzaron tras la sentencia del procés. En Cataluña hay un contingente estable de más de 5.000 agentes de ambos cuerpos policiales.

A los mossos se les está adelantando en algunos de los briefings o reuniones informativas, la posibilidad de que, llegado el caso, podrían recibir la orden de ocupar los colegios por binomios la noche del 9 al 10. No parece, sin embargo, que los radicales vayan a realizar una toma de los colegios de manera general ni amplia, según las impresiones que se manejan a estas horas.

Lo más