Santamaría, la becaria ejemplar que dirigió un imperio donde no se ponía el sol

La exvicepresidenta quiere que el PP se renueve, para lo que defiende aupar a Nuevas Generaciones al “comité de dirección”. Dice que su candidatura "es muy transversal" y que está decidida a abrir el partido "a los debates que la sociedad demanda"

Santamaría

Angel Díaz

  • item no encontrado

Redactor de cope.es

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 19:26

Este 2018 Soraya Sáenz de Santamaría alcanza la mayoría de edad en el entorno del PP. No hay duda de que si soplara las velas, el deseo sería convertirse en la primera mujer en asumir las riendas de Génova. También en la primera en llegar a la Moncloa como presidenta del Gobierno.

Su historia podría ser la de cualquier becario que currículum en mano toca a la puerta de una gran empresa en busca de trabajo. Así llegó esta vallisoletana de 47 años al despacho del entonces jefe de Gabinete de Mariano Rajoy, el ya fallecido Francisco Villar. Por entonces, el Gobierno de Aznar buscaba asesores jurídicos, y ella, con 29 años y la oposición de abogada del Estado bajo el brazo, le echó arrojos. -”¿Te asusta gestionar líos?”, cuentan que le preguntó.

El resto es de sobra conocido. Soraya Sáenz de Santamaría encarna el ideal de becario capaz de adaptarse a cualquier situación. Así lo hizo cuando entró en el Congreso de los Diputados, donde protagonizó tensos enfrentamientos con una experimentada María Teresa Fernández de la Vega, o cuando sustituyó a Mariano Rajoy en el debate electoral con Sánchez, Iglesias y Rivera en 2015.

ctv-mxz-635851226303674086w

LAS LUCES Y SOMBRAS DE SU GESTIÓN

No es de extrañar que el expresidente se fijara en esta licenciada en Derecho, primera de su promoción y premio extraordinario de fin de carrera. Desde que llegó al Gobierno en 2011 su poder fue "in crescendo", hasta levantar un imperio en el que nunca se ponía el sol. Santamaría ha sido presidenta del Gobierno en funciones y responsable interina de Justicia y Sanidad tras las salidas de Gallardón y Mato. No solo ha controlado el CNI como vicepresidenta del Ejecutivo, también ha asumido la presidencia y vicepresidencia de la Generalidad de Cataluña durante la crisis territorial que ha atravesado el Estado.

Precisamente, sus detractores -conocidos como “antisorayos” en oposición a sus partidarios, los “sorayos”- le reprochan la falta de una solución política al pulso independentista en lugar de judicializar el atolladero. El más crítico ha sido el exministro de Exteriores José Manuel García-Margallo, que decidió presentarse a las primarias para “frenar” las aspiraciones de la exvicepresidenta. En una entrevista en COPE dijo que la cuestión catalana se enfocó como si fuera “la debilitación de una cuenca hidrográfica” y que él recomendó aplicar el 155 cuando se celebró la consulta del 9 de noviembre de 2014. También la acusan de extender su poder sobre los medios de comunicación y de carecer de definición ideológica.

LAS RECETAS DE SANTAMARÍA PARA RENOVAR EL PP

En cuanto a sus propuestas para regenerar el PP, Soraya ha explicado en COPE que ella cuenta con el respaldo de la militancia y que su programa es integrador. Por eso, le ha ofrecido a Pablo Casado conformar una candidatura de unidad, aunque él lo ha declinado. “Cada uno tiene sus expectativas políticas, que son legítimas, pero yo quiero un partido fuerte que consiga vencer a Pedro Sánchez", ha justificado. También le ha reprochado que “juegue a dividir entre señoras", en referencia a Cospedal y la batalla por hacerse con los compromisarios que respaldaron a la exministra de Defensa.

ctv-hqw-58

Santamaría quiere que la formación se renueve, para lo que defiende aupar a Nuevas Generaciones al “comité de dirección, dando su opinión y visión”.  Además, dice que su candidatura "es muy transversal" y que está decidida a abrir el partido "a los debates que la sociedad demanda".

Como ella misma ha señalado ante los micrófonos de Carlos Herrera, "la pregunta es: ¿quién es la persona que mejor puede ganar las elecciones?"

Lo más