Más directos
Boletín

Los Mossos hallan un cadáver en El Prat de Llobregat que podría ser el de Janet Jumillas

Están pendientes de la autopsia para confirmar si se trata de la mujer desaparecida en Cornellà el pasado 13 de marzo

ctv-abq-jumillas

COPE.es

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 22 may 2019

La ropa que llevaba el cadáver hallado este martes en un solar de El Prat de Llobregat (Barcelona) tiene elementos de coincidencia con la de Janet Jumillas, la mujer que desapareció el pasado 13 de marzo, si bien la juez y los Mossos d'Esquadra siguen pendientes de que los forenses certifiquen su identidad.

Según han informado a Efe fuentes de la investigación, de todos los elementos hallados hasta el momento en el escenario donde ayer unos operarios localizaron un cadáver en estado de descomposición no hay ninguno que descarte que se trate del cuerpo de Jumillas. Al contrario, según las fuentes, la mayoría de indicios recabados hasta el momento, como la ropa, avalarían la hipótesis con la que trabajan los Mossos d'Esquadra, en el sentido de que todo apunta a que se trata del cadáver de Jumillas.

De hecho, el abogado de la familia de Jumillas, Jorge Albertini, ha indicado a Efe que "probablemente en un 99,9%" el cadáver localizado en El Prat es el de Jumillas. No obstante, el abogado ha asegurado que no se ha podido corroborar la identidad del cadáver con la prueba de las huellas dactilares, por lo que habrá que esperar unos tres o cuatro días a la certificación definitiva de las pruebas de ADN practicadas al cuerpo.

La familia de Jumillas, según el abogado, desea poder realizar el sepelio de la víctima cuando se certifique la identidad del cadáver y que recaiga la mayor pena sobre los autores de un crimen "espantoso, horroroso". Dos operarios localizaron ayer un cadáver en un solar de El Prat, oculto en un agujero de unos 4 metros de profundidad y 30 metros de longitud.

La policía científica de los Mossos d'Esquadra ha acudido esta mañana a la zona para buscar más pistas que ayuden a confirmar la identidad del cadáver, al que hoy se ha practicado la autopsia para determinar también las causas de la muerte. El solar donde fue localizado el cuerpo estaba hace días repleto de arbustos, que unos operarios habían empezado a retirar para limpiar la zona, lo que propició que ayer se localizara el cuerpo.

La titular del juzgado de instrucción número cuatro de El Prat de Llobregat dirigió ayer el levantamiento del cadáver, junto al fiscal y a un equipo forense, y espera recibir el resultado de la autopsia en los próximos días, según fuentes judiciales. Según ha informado hoy el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), la juez ha abierto diligencias previas, a la espera de que la víctima sea judicialmente identificada.

Por el homicidio de Jumillas permanece en prisión preventiva desde el pasado 9 de mayo Aitor G.P., a quien los Mossos vieron tirar una semana después de la desaparición de la mujer unas gafas rotas de la víctima y dos mochos de fregona empapados en sangre, que también manchaba las paredes y el suelo de su casa en Cornellà, donde había pintura reciente en parte de la vivienda.

Jumillas, de 39 años y madre de dos hijos, acudió el 13 de marzo a hacer unas gestiones en la oficina de la Agencia Tributaria de Cornellà y aparcó su vehículo cerca de ese lugar, situado a pocos metros del piso de Aitor G.P. Tras hacer las gestiones en Hacienda, Jumillas envió un mensaje de voz a su sobrino, informándole de que ya había acabado y que en media hora llegaría a Viladecans, en la que fue su última comunicación con su teléfono móvil. Los Mossos iniciaron una investigación ante la denuncia por la desaparición de Jumillas, en la que descubrieron que Aitor G.P., vinculado al menudeo, había mantenido comunicaciones con la mujer en los días previos a su desaparición, por lo que fue citado en comisaría el 21 de marzo.

Ese mismo día, Aitor G.P. fue observado por agentes de los Mossos tirando en el interior de un contenedor bolsas de basura en las que, una vez recuperadas, se hallaron unas gafas rotas propiedad de Jumillas, un trozo de cuerda con cabello y dos mochos de fregona empapados en sangre de la mujer. Además, la versión que ofreció Aitor G.P. en comisaría entraba en contradicciones y falsedades con las pruebas obtenidas por la intervención telefónica y de geolocalización, según los investigadores.

Tras la detención de Aitor G.P., los Mossos d'Esquadra localizaron en su vivienda de Cornellà restos de sangre humana, tanto en las paredes como en el suelo, lo que hace presumir a los investigadores que fue en este domicilio donde se produjo el crimen. Uno de los aspectos que llamó la atención de los Mossos en el registro de la vivienda del detenido, de 32 años y nacionalidad española, fue que una parte del piso tenía pintura reciente.

Lo más