Boletín

Peleas, trifulcas y apuñalamientos: así se ha convertido Barcelona en un polvorín

El refuerzo policial en Julio llevado a cabo por el gobierno de Ada Colau no parece ser suficiente ante los más de 600 delitos diarios

Peleas, trifulcas y apuñalamientos: así se ha convertido Barcelona en un polvorín

 

Adrián Gil
  • item no encontrado

Redactor de informativos

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 16:23

Temor y miedo. Sus calles son un auténtico polvorín y las peleas, trifulcas e incluso los apuñalamientos comienzan a verse entre los vecinos como algo habitual y cotidiano. Y es que la ciudad de Barcelona está viviendo una oleada diaria de delitos que hacen muy difícil mantener la convivencia. En lo que va de año se han registrado 14 muertes violentas en la capital catalana, sobre todo durante el verano, que se ha teñido de negro con 7 homicidios, cinco durante el mes de julio y dos en lo que llevamos de agosto.

Los dos últimos casos se han producido el 8 de agosto cuando un hombre de 45 años murió en una pelea con otra persona en la Plaçeta del Comerç y el 12 de este mismo mes, cuando una mujer de 46 años apareció muerta bajo un camión aparcado en el paseo de Can Tunis, en una zona poco transitada del distrito de Sants-Montjuïc, y cuya autopsia ha confirmado esta mañana que fue asesinada.

El refuerzo policial en Julio llevado a cabo por el gobierno de Ada Colau no parece ser suficiente ante los más de 600 delitos diarios, unos 26 por hora, que se cometen en la ciudad, un incremento de un 9% respecto al mismo periodo del año anterior. Destacan los hurtos, que han sufrido un gran aumento y los robos, cada vez con un carácter más violento. Los propios policías que patrullan cada día no se sienten respaldados por las instituciones y aseguran que cuando salen se sienten inseguros sin saber si podrán responder a las exigencias de los ciudadanos. 

Desde los sindicatos aseguran que es necesario reforzar la plantilla y que para poder luchar contra la delincuencia en la Ciudad Condal es necesario introducir 1000 agentes más en las calles. Lo que sí está claro es que la situación es insostenible. Los Mossos no abarcan a solucionar los problemas mientras que el ayuntamiento de Colau parece estar ajeno a lo que ocurre y mira para otro lado. Y mientras los delincuentes siguen organizándose y tomando por su mano una ciudad que hasta el momento se encuentra al margen de la ley.

Lo más