COPE

CRIMEN NIÑO

El padre de acogida de Dominique sospechó de la acusada por su extraño relato

El padre de acogida del niño de 8 años que murió estrangulado hace tres años en Elda (Alicante), supuestamente a manos de su pareja, comenzó a sospechar de ella al ver cosas "extrañas" en sus relatos sobre el intento de robo, los "motoristas asaltantes" o las notas recibidas. ,Así lo ha explicado este hombre, Daniel, en la tercera sesión del juicio por la muerte del pequeño Dominique en una declaración como testigo en la que ha comentado que, aunque en un primer momento

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 17:50

El padre de acogida del niño de 8 años que murió estrangulado hace tres años en Elda (Alicante), supuestamente a manos de su pareja, comenzó a sospechar de ella al ver cosas "extrañas" en sus relatos sobre el intento de robo, los "motoristas asaltantes" o las notas recibidas.

Así lo ha explicado este hombre, Daniel, en la tercera sesión del juicio por la muerte del pequeño Dominique en una declaración como testigo en la que ha comentado que, aunque en un primer momento creyó el relato de su pareja sentimental, pronto comenzó a sospechar.

Ante los seis hombres y tres mujeres del jurado popular que dictaminarán de la acusada, Alejandra G.P., de 33 años y sorda, Daniel ha recordado las últimas palabras que le dirigió a su hijo la tarde del 30 de agosto de 2017 fueron "pórtate bien, que no me tenga que decir nada Alejandra de ti".

Alejandra G.P. está acusada de los delitos de asesinato y simulación de delito, ya que en su primera versión aseguró que ella y el niño asesinado, Dominique, habían sido objeto de un ataque por por parte de dos hombres que no pudo identificar porque llevaban puestos cascos de moto.

Desde el inicio de las primeras investigaciones, los agentes de la policía local de Elda ya le dejaron "ver entre líneas" que su pareja podía ser sospechosa de la muerte del pequeño ya que "no entendían cómo después de un hecho tan traumático, Alejandra podía salir a la calle sola".

A partir de esos comentarios, el padre empezó a pensar que "era muy raro lo del robo" porque "éramos una familia muy normal para que nos atacasen", y también ha añadido que los vecinos le dijeron que "no habían escuchado nada" la tarde de los hechos.

Las notas recibidas también fueron muy "raras" porque "siempre se recibían cuando estaba Alejandra sola". "Me dijo que se la pusieron en el coche y que se voló", "muy raro", ha añadido antes de apuntar que, incluso, pensó que "era una broma de los vecinos".

A las preguntas de los letrados ha querido constatar que después de los hechos "era un muerto viviente", "me costaba trabajo hasta respirar", aunque sin embargo la actitud de su pareja sentimental en ese momento le parecía de la "más normal".

Ha opinado que, aunque existían "conflictos cotidianos", la relación del menor y Alejandra era "normal" y "nada sospechosa", a pesar de que su pareja en alguna ocasión comparaba a Dominique con su futuro bebé (en ese momento estaba embarazada) y decía que nunca sería igual que un "hijo de sangre".

Por su parte, la declaración de la madre de acogida se ha basado en el cambio de conducta que observó en los últimos meses en el niño que, "aunque verbalmente no te transmitía nada, debido a su autismo", sí le percibía "que tenía miedo".

Ha recordado que en una ocasión le contó que Alejandra lo tapaba "con una manta en la cabeza" y no lo dejaba salir, pero pensó que "era un juego" porque la relación entre ellos, pensaba, era buena y "se estaban adaptando".

La madre adoptiva del niño también ha declarado que notó un cambio de conducta en el padre adoptivo, del que se separó en 2016, ya que al principio subía al piso a recoger al niño y después dejó de hacerlo y pedía que se lo bajaran porque, le confesó, "no me deja Alejandra".

La relación con la familia de su expareja también tuvo que restringirla porque "a Alejandra no le gustaba", ha concluido.

En la tercera sesión han declarado también los peritos, que han descartado el "atragantamiento por jamón york" en la muerte de Dominique, tal y como apuntó Alejandra G.P. el pasado lunes en su declaración ante el jurado.

Los informes periciales de la autopsia concluyen que el niño sufrió una muerte violenta, sin indicios de abusos. Un homicidio provocado por una "estructura blanda" y que la acción se debió producir "por la espalda".

Por su parte, los informes psiquiátricos de la acusada concluyen que no padece ninguna enfermedad mental y que en ningún momento tuvo una percepción errónea de la realidad: "Sabía lo que estaba haciendo desde el punto de vista psiquiátrico", han afirmado los expertos. EFE

mae/ams/jlg

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo