Boletín

PARTIDOS PP (Previsión)

Madrid corona un poder territorial del PP cimentado en pactos con Cs y Vox

La investidura de Isabel Díaz Ayuso como presidenta de la Comunidad de Madrid corona un proceso que el PP inició antes de las elecciones del 26M, cuando se planteó recuperar poder territorial con pactos postelectorales, fundamentalmente con Ciudadanos y Vox, un objetivo no conseguido del todo.,La Comunidad madrileña se convierte así en el buque insignia de las políticas del nuevo PP, ya que a parte de ser una de las autonomías con más presupuesto de España,

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 09:06

Mónica Sequeiro

La investidura de Isabel Díaz Ayuso como presidenta de la Comunidad de Madrid corona un proceso que el PP inició antes de las elecciones del 26M, cuando se planteó recuperar poder territorial con pactos postelectorales, fundamentalmente con Ciudadanos y Vox, un objetivo no conseguido del todo.

La Comunidad madrileña se convierte así en el buque insignia de las políticas del nuevo PP, ya que a parte de ser una de las autonomías con más presupuesto de España, tendrá al frente una presidenta que es una apuesta personal del líder del partido, Pablo Casado, a diferencia de otros líderes autonómicos populares.

Ayuso se suma a la lista de presidentes del PP -el de Galicia, Alberto Núñez Feijóo; Andalucía, Juanma Moreno; Murcia, Fernando López Miras, y Castilla y León, Alfonso Martínez Mañueco- pero es la única cuya candidatura fue designada directamente por Casado, mientras que los otros proceden de la anterior etapa del partido.

Todos los dirigentes del PP han destacado estos días el simbolismo y la importancia de la plaza madrileña, empezando por el propio Casado que situó a la Comunidad como "la locomotora de la economía y empleo en España" y la definió ya en campaña como "muro de contención" ante las políticas de izquierda del Gobierno central.

Para el secretario general de los populares, Teodoro García Egea, el Gobierno "de la libertad" de Ayuso va a "hacer historia" e incluso lo ha situado como ejemplo de la capacidad de su partido para llegar a acuerdos y establecer un Gobierno para "desbloquear" España.

Y la portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, instó a la "izquierda malhumorada" a que sonría y asuma "con buen humor" la investidura de Ayuso, la séptima dirigente del PP en la Comunidad de Madrid desde 1995.

Tras analizar los resultados electorales del 26 de mayo, el PP ya confiaba en mantener el Gobierno de esta comunidad y los de Castilla y León y Murcia, aunque no se han confirmado hasta después de largas negociaciones con Ciudadanos y Vox.

También creía tener posibilidades de optar a entrar en el de Canarias, de recuperar los de Aragón y Navarra e incluso mantener La Rioja. Pero a falta de este último, el único que queda pendiente, todos han sido para presidentes socialistas.

Así, casi tres meses después de las elecciones autonómicas y municipales, el PP solo gobierna en cinco comunidades, dos de las cuales no estuvieron en liza en las elecciones de mayo: Galicia y Andalucía.

Los populares tiene una de cada cuatro capitales de provincia, un total de 13 frente a las 19 anteriores. En la mayoría, hay un alcalde popular con el apoyo de Ciudadanos o bien con este partido y con Vox.

Ha perdido peso sobre todo en Castilla y León, ya que solo mantiene Salamanca, así como en Castilla-La Mancha, donde no tiene ninguna de las principales ciudades.

El PP sí ha conseguido recuperar plazas municipales emblemáticas, como Madrid y Zaragoza, que ha arrebatado a los llamados alcaldes del cambio, u Oviedo, donde gobernaba el PSOE.

Conserva otras capitales de provincia como Alicante, Badajoz, Murcia, o Teruel, y en Andalucía, sigue gobernando en Almería y Málaga, aparte de recuperar Córdoba.

Sin embargo, en varios municipios, las negociaciones y los pactos a dos bandas, con Ciudadanos y con Vox, no han dado al PP el resultado esperado y no ha conseguido gobernar en capitales de provincia como Burgos y Huesca, debido a sorpresas de última hora.

Tampoco en Guadalajara, Ávila u Ourense, o la ciudad autónoma de Melilla, donde Juan José Imbroda ha sido desbancado después de 19 años en el cargo.

El PP consiguió en las elecciones locales del 26 de mayo 20.336 concejales, un total de 5,1 millones de votos, el 22,60 por ciento. Con estos resultados pasó a ocupar el segundo lugar en el mapa municipal, por detrás del PSOE, con 6,7 millones de votos, casi el 30 por ciento, y 22.335 escaños.

En 2015, el número de escaños del PP en los comicios locales fue de 22.835 y un 27,6 por ciento de los votos, un total de 6 millones. Este resultado le llevó a hacerse con la alcaldía en 3.422 municipios, y tener un total de 22.744 concejales, según el último balance hecho por el partido antes del 2M.

Además, este año el PP consiguió en las urnas la mayoría absoluta en 2.563 ayuntamientos, mientras que hace cuatro años, esta cifra ascendía a 2.762.

Lo más