Josu Ternera ingresa en prisión en París para cumplir una condena de ocho años

La Fiscalía de París confirma a COPE que Ternera seguirá en prisión

Vídeo

 

COPE.ES

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 19:49

El histórico dirigente etarra José Antonio Urrutikoetxea, Josu Ternera, detenido el jueves en los Alpes franceses, ingresó hoy en prisión en París para cumplir la pena de ocho años que tenía pendiente en Francia.

Previamente, Ternera había sido conducido este viernes ante la Fiscalía de París donde ha recibido la orden de arresto que pesa contra él, por la cual, deberá pasar los próximos ocho años en una cárcel francesa, tal como ha confirmado a la Cadena COPE el magistrado de la Fiscalía de París, Bruno Badré. 

Según ha podido conocer COPE, Ternera ha recibido en la fiscalia la orden de detención antes de pasar a disposicion del Juzgado de Libertades y Detenciones desde donde ha vuelto a prisión.

La fiscalía francesa confirma, así mismo, que Ternera “fue detenido en la vía pública por la DGSI (Dirección General de Seguridad Interior), en ejecución de una orden de arresto emitida en su contra por el Tribunal Penal de París que le condenó, en ausencia, el 1 de junio de 2017, a ocho años de prisión por pertenencia a una asociación terrorista y a una prohibición de entrada en territorio francés”. 

Ternera, tiene ahora diez días para solicitar un nuevo juicio y, en caso de no hacerlo, seguirá el cumplimiento de la condena notificada.

El Código Penal del país vecino, contempla la suspensión de condena en caso de que la enfermedad sea potencialmente mortal, pero para que Ternera pueda acceder a esa suspensión, tendrá que someterse al juicio de dos médicos independientes y que ambos coincidan en que la enfermedad del etarra se encuentra en fase terminal. 

En el caso de que la justicia francesa accediera a concederle una suspensión de condena, Ternera, tendría que realizarse un examen médico cada seis meses para verificar que las condiciones de la suspensión siguen vigentes porque, en caso contrario, se le anularía la suspensión y se lo reenviaría, nuevamente, a prisión.

Lo más