Boletín

JUSTICIA CATALUÑA

Un informe alerta de que Cataluña ha perdido un 5,9 % de jueces desde 2015

Cataluña ha perdido desde 2015 un 5,9 % de jueces, debido a la eliminación de los de refuerzo, hasta situarse por debajo de la media española, mientras que por primera vez desde el inicio de la crisis el número de asuntos pendientes de resolver en los juzgados supera el de los ingresados.,Así se desprende del tercer informe sobre el estado de la justicia elaborado por la Cátedra del Consejo de la Abogacía Catalana (CICAC) y el Observatorio Social y Económico de la Justi

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:36

Cataluña ha perdido desde 2015 un 5,9 % de jueces, debido a la eliminación de los de refuerzo, hasta situarse por debajo de la media española, mientras que por primera vez desde el inicio de la crisis el número de asuntos pendientes de resolver en los juzgados supera el de los ingresados.

Así se desprende del tercer informe sobre el estado de la justicia elaborado por la Cátedra del Consejo de la Abogacía Catalana (CICAC) y el Observatorio Social y Económico de la Justicia de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), que se ha presentado este lunes en Barcelona en un acto al que ha asistido la consellera de Justicia, Ester Capella.

El estudio revela que el número de jueces que ejercen en Cataluña se redujo en un 5,9 % entre los años 2015 y 2017, lo que revierte la tendencia al alza de los años previos, por la desaparición de los adscritos de refuerzo.

De esa forma, el índice de jueces y magistrados en Cataluña se sitúa en 10,8 por cada 100.000 habitantes, un punto por debajo de la media estatal y aproximadamente en la mitad de los países de la Unión Europea, que es de 21,2 por cada 100.000 habitantes.

Coincidiendo con esa disminución de profesionales, el informe detecta un aumento del 5,8 % de la actividad judicial entre los años 2016 y 2017, con lo que el número de asuntos que lleva cada magistrado se ha incrementado en un 9,4 % en un solo año.

Ante esa situación, alertan los autores del informe, por primera vez desde los inicios de la crisis económica en 2009, el número de asuntos pendientes de resolver en el año 2018 superó al de ingresados, lo que rompe con la tendencia a la baja de anteriores ejercicios.

Con esas cifras, sostiene el estudio del CICAC y la UAB, serían necesarios cinco meses de dedicación exclusiva para resolver el número de asuntos pendientes acumulados desde el año anterior, una tasa que es prácticamente idéntica a la media española.

Por el contrario, el informe constata la mejora en la ejecución de sentencias y resoluciones judiciales, en que los asuntos pendientes se han reducido en un 11,5 %.

Lo más