Bustos: "Sánchez no es muy distinto de Viktor Orbán, busca un iliberalismo de izquierdas"

El colaborador de 'Herrera en COPE' analiza la propuesta de nombramiento de Dolores Delgado como fiscal general

Audio

 

María Bandera
@Mgbandera

Redactora

Madrid

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 10:55

Aunque el de hoy es el primer Consejo de Ministros del nuevo gabinete de Sánchez, no parece que sea de mero trámite, porque además de la aprobación de los altos cargos de segundo nivel ministerial estará sobre la mesa la insólita propuesta de nombramiento de una exministra,  Dolores Delgado como fiscal general del Estado.  Una noticia que ya ha levantado ampollas en la Asociación de Fiscales, cuya presidenta Cristina Dexeus, no tardaba en denunciar en  'Herrera en COPE' el intento "nada sutil" de tratar de "domeñar a los fiscales”. 

Sánchez está hecho de la misma madera que los autócratas

Un nombramiento que por otro lado no parece sorprender a algunos de los colaboradores del programa de Carlos Herrera en  COPE. “La gente se sorprende de las cosas que hace Sánchez porque le considera un político sistémico, un secretario general cualquiera del PSOE. Pero él no es eso, está hecho de la misma madera que los autócratas”, advierte Jorge Bustos. “Otra cosa es que vive en una democracia europea que le pone ciertos límites institucionales”. 

El nombramiento de Dolores Delgado es un doble mensaje

Un Sánchez que  “no es muy distinto" del ultranacionalista Viktor Orbán  -actual primer ministro de Hungría-. "quiere hacer de España una Hungría de izquierdas, un iliberalismo de izquierdas", un sistema político que, aunque tenga pluralismo político, no se puede considerar una democracia liberal ya que restringe ciertos derechos y libertades civiles o limita la separación de poderes. 

Sánchez no es muy distinto de  Viktor Orbán 

De este modo, entre sus primeros objetivos, -al igual que pasa en Hungría o Polonia- está "desactivar o poner a su favor el poder mediático . Y como Sánchez tiene a su favor ya bastante de la opinión publicada, va dando pasos y la gente lo considera progresismo”.

Sánchez quiere hacer de España una Hungría de izquierdas, un iliberalismo

El poder judicial es su segundo objetivo. El nombramiento de Dolores Delgado "es un doble mensaje"; por un lado el presidente da un golpe en la mesa reafirmando su “poder”: “es una ministra quemada, una mujer polémica triplemente reprobada por el Parlamento, pero la nombro porque yo mando”, explica Bustos y el segundo es para Oriol Junqueras; “te pongo a la persona que pasó de acusarte de rebelión a sedición”.

Con esas dos piezas, advierte el colaborador, Sánchez se puede "perpetuar en el poder 15 años”.

Lo más