Boletín

El brutal estallido de Iker Jiménez contra el crimen, la inmigración ilegal y la autocensura de los medios

El popular presentador de televisión no ha dejado títere con cabeza tras la oleada de crímenes ocurrida esta semana

El brutal estallido de Iker Jiménez contra el crimen, la inmigración ilegal y la autocensura de los medios

 

COPE.es

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 05 ago 2019

Iker Jiménez vuelve a estar en el ojo del huracán. Cada vez que el popular presentador de 'Cuarto Milenio' decide compartir su opinión sobre algún tema de actualidad, las redes arden. Esta vez, el incendio ha llegado a convertirle en tendencia en Twitter España, tan solo superado por el fútbol y las motos.

Todo empezó el viernes cuando Jiménez compartió un vídeo sobre lo ocurrido en la estación madrileña de metro 'Argüelles'. En las imágenes (borradas en el tuit original), se ve cómo un hombre lanza a otro de una patada a las vías del metro. Afortunadamente sin trágicas consecuencias. 

Este es el vídeo compartido por Iker Jiménez en origen, y su respuesta a un usuario que lo comentaba:  

A partir de entonces, el presentador de Mediaset se calentó y lanzó un mensaje advirtiendo de que estaba dispuesto a dar su opinión, pero que necesitaba unos 10 minutos. La expectación era máxima, sobre todo teniendo en cuenta las palabras del propio Jiménez, que había descartado grabarse en vídeo porque “si lo hago me echan de este bendito país nuestro”. 

Su alegato comenzó fuerte. Habló de los “asesinatos a sangre fría, manadas, espadazos, palizas,empujones a las vías” y demás acontecimientos que hemos vivido en los últimos días. “Esto es un delirio”, continuaba. 

En ese momento llegaba el primer golpe a los medios de comunicación. “Hay miedo a hablar de las cosas. Una sensación como de que no hay que alarmar. ¿Cómo que no hay que alarmar? ¿No hay que alarmar a la buena gente?”, se preguntaba. 

CASOS CERCANOS

Acto seguido comentaba un par de historias cercanas, la primera sobre un amigo policía, el cual “se enfrentó a un tipo peligroso, multireincidente, dispuesto a provocar una desgracia en plena calle. Lo retuvo jugándose la vida y a partir de ahí todo problemas”, aseguraba.

La otra historia que compartió fue la de un conocido al que casi atracaron “en pleno Madrid a las diez de la noche”, en su propio coche. “¿Pero esto qué es? ¿ Pero qué broma es esta?”, seguía cuestionándose con indignación Iker Jiménez.

“PERSONAS MULTIREINCIDENTES O CON MACHETES EN PLENO DÍA”

El desconcierto que destilaban las palabtras del presentador de 'Cuarto Milenio' se notaba cuando afirmaba que “No es normal que vaguen por las calles personas multireincidentes, otros con control cero, con machetes en pleno día, y parezca que es una rutina con la que hay que tragar”. Y entonces llegó otro de los grandes golpes de su mensaje, dirigido a políticos y a autoridades “qué sainete chusco”. 

Por último, clamaba al cielo por la autocensura que existe en los propios medios, “como si mencionar los problemas te señalase. Eso sí que es perverso...”, sentenciaba.

INMIGRACIÓN ILEGAL

A raíz de este hilo, las respuestas de los usuarios han sido muy diversas. Su contundente mensaje ha encontrado muchos apoyos, pero también gente que le ha llamado “facha” o “xenófobo”, ya que entendían que tras sus palabras se ocultaba cierto intento de señalara a los extranjeros que han cometido crímenes recientes como el de 'la manada de Bilbao'. Violación perpetrada por varones de origen magrebí.

La puntilla a todo este jaleo ha llegado con la respuesta del propio Iker Jiménez a un usuario que mencionaba directamente la inmigración ilegal como problema. 

Desde luego que no ha dejado indiferente a nadie las palabras de Jiménez. Reacciones a las que el mismo presentador ha querido responder: “Muchas gracias por vuestras palabras y vuestro ánimo. No soy ningún valiente. Solo hablo en libertad. Eso no es nada extraordinario. Gracias también a todos los que me critican bajo los mismos conceptos y lemas manidos. Lo de poner los seguros también les puede valer a ellos”, ha concluido.

Lo más