Un año del ridículo de Sánchez en el 12-O tras intentar ‘suplantar’ a los Reyes

Sánchez se estrenaba en los actos de la fiesta nacional de 12-O, en 2018, con un desmesurado afán de protagonismo

Un año del ridículo de Sánchez en el 12-O tras intentar ‘suplantar’ a los Reyes

 EFE

COPE.es / Agencias

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 01:33

Tal día como hoy pero de hace un año, Pedro Sánchez se estrenaba como presidente en los actos de la Fiesta Nacional del 12-O, y lo hizo con un desmesurado afán de protagonismo tratando de 'suplantar' al Rey. Fue en la recepción oficial de los Reyes en el Palacio Real donde el jefe del Ejecutivo 'cometió' un error protocolario al situarse junto a los monarcas en el besamanos para recibir el saludo de los más de 1.500 invitados. El protocolo señala que deben ser solo los monarcas quienes saluden a los asistentes a la recepción, procedentes de todos los sectores de la sociedad. Como establece la norma, Sánchez y su mujer Begoña Gómez, fueron los primeros en saludar a don Felipe y doña Letizia , pero la sorpresa llegó cuando tras estrecharles la mano, el presidente y su pareja se situaron junto a los monarcas para recibir también el saludo de los invitados.

La siguiente en saludar a los Reyes fue la presidenta del Congreso, Ana Pastor, que consciente del error, dio la mano igualmente al presidente y a su mujer, para no dejarles en evidencia, pero rápidamente, uno de los asistentes de protocolo acudió al rescate de Sánchez y Begoña Gómez y devolvieron la situación al orden establecido. El presidente y su acompañante siguieron sus indicaciones, como no podía ser menos.

Más tarde, ante el revuelo suscitado por esta 'suplantación, la Casa Real salió al paso para 'echar un capote' a Sánchez y precisar que el ahora presidente en funciones, Pedro Sánchez, y su esposa, Begoña Gómez, siguieron las instrucciones que se les facilitó en la recepción del Palacio Real, que fueron las de "permanecer" con los Reyes "hasta que los siguientes invitados llegaran a las inmediaciones" del Salón del Trono.

Según rezaba el comunicado de Zarzuela, este informe llegaba "ante las interpretaciones surgidas a raíz del malentendido" que tuvo lugar en la tradicional recepción que don Felipe y doña Letizia ofrecieron con motivo de la Fiesta Nacional. En línea con la versión que dio ayer ante la polémica suscitada, Zarzuela insistió en que Sánchez y su esposa "siguieron en efecto y en todo momento las indicaciones de la Casa de Su Majestad el Rey".

Estas instrucciones fueron, proseguía el comunicado, "las de que permanecieran en el Salón del Trono del Palacio Real con Sus Majestades, hasta que los siguientes invitados llegaran a las inmediaciones de dicho salón para proceder al tradicional saludo a los Reyes". "Como quiera que la presencia del resto de invitados quedó restablecida de forma inmediata, el ritmo habitual de saludo fue recuperado sin solución de continuidad, y se produjo la situación sobrevenida a la que se hace referencia", concluyó la nota.

Además, Moncloa consideró que se había tratado de una "anécdota" y corroboraba la versión ofrecida por Zarzuela de que "siguieron en todo momento las indicaciones" que les dio el servicio de la Casa Real. En un primer momento, el Gobierno justificó que Sánchez y su esposa se quedaron junto a los Reyes en que les habían comentado que iba a haber una foto de los Reyes con las máximas autoridades del Estado, la cual no se llegó a realizar.

 

Lo más