Os Ancares: La puerta de entrada

Os Ancares: La puerta de entrada

Imagen cedida por Turismo Galicia

Redacción COPE Lugo

Tiempo de lectura: 4' Actualizado 01:50

La sierra de Os Ancares, situada entre las provincias de Lugo y León, es el realidad la frontera natural entre Galicia y la cuenca del Bierzo, un lugar, una comarca, en la que la vida de sus habitantes transcurre indisolublemente unida a la difícil orografía del territorio, a un clima áspero durante los meses de invierno y a su impresionante riqueza natural, que inunda la retina de paisajes espectaculares y ha dado pie a que toda la zona haya sido declarada Reserva de la Biosfera.

En su escarpado relieve, que supera en más de la mitad de su superficie los 1.000 metros de altitud, podemos encontrar diseminados, entre frondosos bosques y fuertes pendientes, cientos de pequeños núcleos de población. Los visitantes encontrarán en su recorrido valles amplios, surcados por corrientes de agua que alimentan de vida a un territorio en el que se refugiaron las tribus autóctonas que huían del empuje de las legiones romanas. Vestigios de las luchas entre el Imperio Romano y los primitivos pobladores de estas tierras son la multitud de castros que aparecen en las zonas altas de la comarca, salpicando aquí y allá, la orografía de Os Ancares lucenses.

ctv-vfm-dons-os-ancares

Margen Fotografía

IMAGEN CEDIDA POR TURISMO GALICIA

Los picos de Os Ancares son también muy conocidos entre los aficionados gallegos al montañismo, con algunos nombres míticos como Mostallar, Miravalles, Cuiña, Tres Bispos o Penarrubia. Además, entre sus cumbres, en sus valles, los visitantes podrán encontrar una infinidad de senderos para integrarse en la naturaleza y experimentar una verdadera comunión con un territorio en el que todavía se puede saborear el valor de lo auténtico.

La difícil orografía y su lejanía con respecto a los grandes núcleos de población han favorecido, por otra parte, un aislamiento secular que ha permitido la supervivencia de unas tradiciones que hoy forman parte de la propia vida de la comarca, así como de una arquitectura popular que prácticamente ha desaparecido en otras zonas del norte de España. En Os Ancares aún pueden encontrarse construcciones singulares, como las pallozas o los hórreos. Esa forma de vida tradicional se refleja en las fiestas y en las romerías de los pueblos, en sus costumbres y hábitos, pero también en la gastronomía. Los visitantes podrán saborear productos de una extraordinaria calidad en los que se mezcla una materia prima excepcional con el saber transmitido de generación en generación.

Para llegar hasta Os Ancares, probablemente lo más cómodo es hacer uso de la Autovía del Noroeste (A-6), en cuyo trazado hay varias salidas que permiten al visitante acercarse a uno u otro municipio en función de la ruta elegida para disfrutar de su viaje. Si comenzamos nuestro recorrido por Navia de Suarna, es recomendable visitar la capital municipal, donde nos encontraremos con el castillo de los Condes de Altamira. En esta localidad, podremos degustar una de las joyas gastronómicas de la comarca, la androlla, un embutido hecho con carne de cerdo, adobada con sal, ajo y pimentón, que se sirve cocida, normalmente acompañado de sabrosos cachelos, hechos con patatas del país. Una delicia con la que reponer fuerzas para llegar al corazón de la sierra, en el ayuntamiento vecino de Cervantes, donde se encuentra la aldea de O Piornedo.

O Piornedo es una pequeña aldea situada a unos 1.100 metros de altura, declarada Bien de Interés Cultural, que está formada por un conjunto cerrado de casas, pallozas y hórreos característico de los pueblos de montaña. En este lugar todavía se conservan 14 pallozas, que son construcciones prerromanas de piedra y con techumbre vegetal, que servían como vivienda, establo y granero. Algunas estuvieron habitadas hasta hace relativamente poco tiempo. Han sido restauradas y son hoy un museo etnográfico para mostrar a los visitantes una parte de la vida tradicional en Os Ancares. Desde este pueblo parten varias rutas de senderismo, como la del pico Mustallar -situado a 1.935 metros de altitud- o la del pico Agulleiro -a 1.684 metros-.

ctv-h3f-a-braa-os-ancares-

Margen Fotografía

IMAGEN CEDIDA POR TURISMO GALICIA

Más al sur, entre las sierras de Os Ancares y O Courel, se encuentra Pedrafita, cuyo santuario en O Cebreiro, es la puerta de entrada a Galicia del Camino Francés a Santiago de Compostela. La Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería (APEHL) ha señalizado una ruta turística, a la que ha denominado 'Ruta del Milagro' para ligar este lugar a la leyenda del Santo Grial. Un paseo de unas dos horas de duración, para completar un recorrido de unas cuatro horas, especialmente recomendable para “aquellos que busquen combinar el pasado religioso con la impresionante naturaleza” del lugar, con visita obligada a la iglesia de Santa María A Real, un ejemplo de arquitectura prerrománica, cuya construcción se remonta al siglo IX.

En Pedrafita habrá que sentarse de nuevo a la mesa para degustar el Queixo do Cebreiro, un queso fresco avalado por la Denominación de Origen del mismo nombre, que se presenta en forma de hongo y que tiene una larga historia, como elemento muy apreciado en las mesas de las antiguas casas reales de España y Portugal. El caminante podrá comprarlo en las pequeñas tiendas que rodean a la propia iglesia de Santa María A Real.

Para viajar al pasado y empaparse de la historia viva de esta comarca, el visitante puede acercarse a la torre medieval de Doncos, en el municipio de As Nogais, o al castillo de Doiras, en Cervantes. También puede realizar la conocida como Ruta de los Castros, que une los restos de los seis castros más importantes de Navia de Suarna, entre los que destacan los de Galegos y Cabanela.

Por supuesto, Os Ancares también ofrece a los turistas múltiples posibilidades de turismo activo y de naturaleza, con rutas de senderismo para todo tipo de público, también en municipios como Baralla y Becerreá, en las que el caminante podrá disfrutar de unos paisajes increíbles, con miradores que ofrecen unas vistas panorámicas espectaculares sobre las viejas montañas de esta sierra.

En cuanto al alojamiento, las posibilidades son variadas. En Cervantes está la Posada Campa da Braña, que ofrece a los visitantes apartamentos individuales, servicio de pensión o albergue, con un restaurante con capacidad para 50 personas en el que se sirve a diario comida tradicional gallega. En ese mismo municipio, en Campa de Fieiró, está el Albergue 'Club Ancares', un establecimiento económico con habitaciones individuales, triples, dobles o cuádruples, además de literas en barracones, con descuentos especiales para federados en montañismo.

ctv-ay8-palloza-os-ancares

IMAGEN CEDIDA POR TURISMO GALICIA


En Navia de Suarna está el hotel Casa Suarna, un local restaurado en el año 2000 respetando la estructura original de la casa, donde los visitantes pueden encontrar habitaciones cómodas y bien equipadas por unos 55 euros por noche, con desayuno incluido.

Patrimonio histórico, riqueza cultural, gastronomía y, sobre todo, una naturaleza desbordante, son razones más que suficientes para conocer Os Ancares lucenses, la puerta de entrada a Galicia.

Lo más