COPE

San Andrés de Teixidó, si no vas en vida tendrás que ir después de muerto

Cuenta la leyenda que Dios se compadeció de San Andrés y le prometió que su santuario sería el más visitado

San Andrés de Teixidó, si no vas en vida tendrás que ir después de muerto

Susi Bustabad

Madrid

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 01:31

En medio de un pequeñísimo pueblo, perdido entre Cariño y Cedeira (La Coruña), al que se llega por una sinuosa carretera rodeada de paisajes excepcionales, allí, asomándose al mar, encontramos el Santuario de San Andrés de Teixidó donde, según reza la leyenda, quién no acude a visitarlo en vida, tendrá que hacerlo después de muerto.

Todo eso porque, según cuentan, San Andrés y el Apóstol Santiago, habrían llegado juntos a este lugar después de que su barca naufragara.

San Andrés de Teixidó, si no vas en vida tendrás que ir después de muerto

Susi Bustabad



El Apóstol siguió camino hacia Compostela y San Andrés se puso muy triste porque Dios le pidió quedarse allí, en medio de la nada, mientras Santiago seguía hacia el Campo de la Estrella para convertirlo en centro de atención de todo el mundo.

Cuenta la leyenda que Dios se compadeció de San Andrés y le prometió que su santuario sería el más visitado, porque quien no fuera a visitarlo estando vivo, lo tendría que hacer estando muerto y, además, convertido en reptil o gusano. Es por esa razón que, en el pueblo y alrededores, se pide no matar a esos animales, por si se tratara de un alma en pena.

San Andrés de Teixidó, si no vas en vida tendrás que ir después de muerto

Susi Bustabad



Claro que, según cuentan desde hace generaciones, si conocemos a alguien que haya muerto sin ir a San Andrés de Teixidó y queremos evitar que lo tenga que hacer convertido en lagartija, serpiente o cualquier otro bicho, también podemos acercarnos a su tumba, dar tres toques sobre la lápida y llamar al muerto por su nombre. Después, solo tenemos que peregrinar a San Andrés, porque él nos estará acompañando. Eso sí, conviene ir hablándole como si estuviera en vida a nuestro lado, para que no se despiste y se quede a medio camino.

Una vez visitado el santuario, conviene refrescarse en la Fuente del Santo porque dicen que el agua que mana de sus tres caños tiene efectos milagrosos, especialmente para eliminar verrugas y hacernos con algún “andresiño", que no son más que figuras hechas con miga de pan y coloreadas de las que dicen que, según su forma, protegen contra el mal de ojo, el desamor y otras “calamidades”.

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Finalmente, tenemos que asomarnos al abismo de los acantilados que se abren a nuestros pies para disfrutar de una vista excepcional y, sobre todo, para ver la Barca de San Andrés, que es una enorme roca en el mar, con forma de barca invertida, con la quilla hacia arriba y de la que algunos dicen que es la barca en la que navegaban Santiago y San Andrés y que se convirtió en piedra después de naufragar.

San Andrés de Teixidó, si no vas en vida tendrás que ir después de muerto

Susi Bustabad



Entre historias, leyendas y mucha fe, lo cierto es que, San Andrés de Teixidó, es un lugar espectacular, uno de esos pueblos con encanto, volcado en la devoción al santo y en mantener vivo el sentido ancestral de la protección poco ortodoxa. Es esa Galicia eterna y única, en la que la devoción a los santos transcurre- en paralelo a la inquietante senda de la creencia en las meigas.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2