ELECCIONES MUNICIPALES EMPRESAS (Serie Previa)

Del mármol a la galleta: Empresas que dan vida

¿Cómo serían Aguilar de Campoo, Arteixo, Macael o los municipios del Alto Deba sin la fábrica de galletas Gullón, sin Inditex, sin el mármol y sin la Corporación Mondragón? Resulta difícil saberlo. Lo que sí se sabe es que hoy, y desde hace muchos años, estas empresas les dan vida.,Dos días antes de las elecciones municipales, los candidatos de esas localidades siguen de campaña y todos ellos, sean del color político que sean, tendrán probablemente un mismo

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 10:35

Sagrario Ortega

¿Cómo serían Aguilar de Campoo, Arteixo, Macael o los municipios del Alto Deba sin la fábrica de galletas Gullón, sin Inditex, sin el mármol y sin la Corporación Mondragón? Resulta difícil saberlo. Lo que sí se sabe es que hoy, y desde hace muchos años, estas empresas les dan vida.

Dos días antes de las elecciones municipales, los candidatos de esas localidades siguen de campaña y todos ellos, sean del color político que sean, tendrán probablemente un mismo deseo: que la actividad de esas empresas, que dan trabajo a sus vecinos y riqueza a su pueblo, se mantenga.

No son los únicos municipios españoles que subsisten -por lo menos en un porcentaje muy elevado- gracias a una actividad económica o a un grupo empresarial afincando en sus terrenos. Hay algunos más, pero estos son los que hemos elegido.

AGUILAR DE CAMPOO: UN SIGLO Y CUARTO OLIENDO A GALLETA

Desde hace 125 años Aguilar de Campoo (Palencia), de 6.842 habitantes, huele a galleta gracias a la familia Gullón, que fundó la galletera del mismo nombre en 1892 y aún sigue en sus manos. Apostó por el medio rural y transformó por completo el perfil industrial y social de la comarca.

En 120 países se comen estas galletas, elaboradas en tres fábricas que en 2017 facturaron más de 340 millones de euros y que son el motor del norte de Palencia y del sur de Cantabria, ya que dan empleo a 1.400 personas, la mitad mujeres.

Además, las galletas se elaboran en gran parte con materias primas de Castilla y León. Y eso lo valora la actual alcaldesa, María José Ortega (PP). "Gullón tiene un valor incalculable para Aguilar de Campoo y su comarca. Un auténtico ejemplo a seguir en toda España", dice.

Ortega está orgullosa como alcaldesa de que la empresa haya apostado "por vivir, por crecer y por el empleo" en su ciudad. Y todos los vecinos agradecen también que la actual presidenta de galletas Gullón, María Teresa Rodríguez, haya evitado las tentaciones de las multinacionales y no haya puesto en riesgo el tejido industrial y social de toda una comarca.

ARTEIXO: ENCLAVE DEL MAYOR EMPORIO TEXTIL DEL MUNDO

Con una plantilla de casi 5.000 personas, Inditex, propietario de Zara y alguna más y la mayor multinacional textil del mundo, decidió ubicar su sede central en el polígono de Sabón de la localidad coruñesa de Arteixo, donde ocupa un millón de metros cuadrados.

El municipio, cuyo consistorio preside Carlos Calvelo (PP), ha conseguido, en buena parte gracias a la empresa que creó Amancio Ortega, colocarse en el tercer puesto de Galicia en términos de PIB.

Y no solo eso. Otras empresas se han sentido atraídas por este municipio -la cervecera Estrella Galicia acaba de hacer una reserva de suelo de medio millón de metros cuadrados para expandirse- y hoy Arteixo ha duplicado su población: de los 15.000 habitantes de 1980 a los 30.482 actuales.

La influencia de las empresas en la economía local es "clara", resaltan a Efe fuentes municipales. Gracias a ellas, con Inditex a la cabeza, el presupuesto de Arteixo se ha duplicado desde 2011 y ha pasado de 20 a 40 millones de euros.

MACAEL: EL MÁRMOL, ORO PURO PARA ALMERÍA

En el sur una comarca, encabezada por Macael (5.539 habitantes), ha convertido el mármol y la piedra natural almeriense en oro puro. Una zona en la que se ubica -en concreto en la pequeña localidad de Cantoria- el grupo Cosentino, conocido como el de las encimeras.

Dice a Efe Antonio Sánchez Tapia, actual presidente de los empresarios del mármol de Andalucía (AEMA), que gracias a la industria del mármol se ha podido garantizar "un buen estado social y económico" en una comarca que, de lo contrario, hubiera estado abocada a la despoblación, como ha sucedido en muchas zonas de interior.

Sánchez Tapia resalta el "gran esfuerzo" que ha tenido que hacer la industria de la piedra natural en el largo periodo de la crisis -desde 2007 a 2018, según el presidente de AEMA-, toda vez que este sector depende de la construcción.

Necesitado de una mano de obra muy cualificada, el sector, ya muy internacionalizado, crea empleo estable y de calidad. Superada la peor parte de la crisis, la curva de la evolución del empleo directo volvió a subir y hoy las empresas de AEMA ocupan a 4.169 personas y facturan 733 millones de euros.

ALTO DEBA: EL ÉXITO DEL COOPERATIVISMO

Fruto del movimiento cooperativo iniciado en 1956, como reza su página web, la Corporación Mondragón es el motor económico de la comarca del Alto Deba. Un gigante presente en los cinco continentes, con un sede central en la localidad gipuzkoana de la que toma su nombre.

Pero en 2013 recibió el hachazo de uno de sus buques insignias, Fagor Electrodomésticos, y el Alto Deba, que albergaba cuatro de las cinco plantas de la empresa, se resintió.

Con más de 100 cooperativas autónomas e independientes, es el primer grupo empresarial vasco y el décimo de toda España. Una locomotora, en suma, para los ocho municipios de esta comarca que suman cerca de 63.000 habitantes (Arrasate, Bergara, Oñati, Aretxabaleta, Eskoriatza, Antzuola, Elgueta y Leintz-Gatzaga).

Gobernados cuatro por el PNV, tres por EH-Bildu y uno por una plataforma independiente, estos municipios deben al espíritu cooperativo, industrial e innovador una tasa de paro del 8,1 por ciento, muy por debajo de la media nacional (en torno al 14 %).

Lo más