Vox pierde fuelle pero será decisivo en territorios como Madrid

La formación de Santiago Abascal irrumpe en el Parlamento Europeo con tres representantes

Vídeo

 

José Melero Campos
@ImparablesCope

Redactor y presentador del programa "Imparables Cope".

José Melero Campos

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 03:35

Vox no ha tenido unos resultados brillantes en esta cita electoral, pese a que será decisivo para que el bloque de derechas gobierne Madrid. Una conquista de gran calado político que sin embargo no disimula que la formación de Santiago Abascal haya perdido en los comicios europeos, autonómicos y municipales la mitad de los apoyos obtenidos el 28-A, cuando le votaron 2,7 millones de electores. Pese a este menor respaldo,  ha alcanzado tres representantes en el Parlamento Europeo.

Vox irrumpe en Europa

Independientemente de que se hayan cumplido o no las expectativas, lo cierto es que Vox mejora significativamente sus resultados en los comicios europeos, pasando de no obtener representación en mayo de 2014 a tres representantes. En esta convocatoria ha logrado más de 1,3 millones de sufragios, lo que supone el 6,21 por ciento de los votos. Continúa como quinta fuerza política. por detrás de Podemos.

Los datos de las europeas confirman la pérdida de votantes de Vox incluso en municipios en los que fue primera fuerza política hace menos de un mes, en las elecciones generales. Son los casos de Torre-Pacheco (Murcia), donde Vox pasa del 25 al 17% de los votos; en El Ejido (Almería), donde logró el mayor número de los votos con un apoyo del 30,2 por ciento, mientras que ahora baja al 21,2 por ciento. Del mismo modo ocurre en Níjar (Almería), donde el 28-A logró el 28,44 por ciento de los sufragios, mientras que un mes después desciende al 15,76 por ciento. Algo parecido sucede en Griñón (Madrid), al pasar del 25,63 por ciento al 17,95. 

En cualquier caso consigue  tres asientos en la Eurocámara: concretamente su 'número uno', el abogado del Estado Jorge Buxadé; la vicesecretaria de Relaciones Institucionales del partido, Mazaly Aguilar; y el periodista y 'fichaje' para la ocasión Hermann Tertsch. Se trata de la primera irrupción de la ultraderecha española en Estrasburgo, donde se sumará a otras voces extremas de distintos socios comunitarios.

Serán decisivos en más de una decena de Ayuntamientos, entre ellos Madrid

Pese a la pérdida de apoyos, el rol que jugará en los próximos cuatro años será relevante en diversos territorios, especialmente en la Comunidad de Madrid, donde sus doce representantes en la Asamblea facilitarán, junto a Ciudadanos, el gobierno de la popular Díaz Ayuso. Además de la Asamblea de Madrid y anteriormente en Andalucía, la irrupción de la formación de Santiago Abascal se extiende a los parlamentos de Murcia y Aragón (donde, por cierto, su voto de investidura podría ser decisiva para facilitar sendos gobiernos autonómicos), Castilla y León, Cantabria, Asturias y Baleares.

Pero el mayor éxito de Vox ha estado en las elecciones municipales, donde ha pasado de obtener 22 concejales en 2015 a 530 tras los resultados de este domingo. Ese medio millar de ediles serán esenciales para dar y quitar gobiernos municipales, entre ellos el de Madrid. Los cuatro ediles obtenidos en el Palacio de Cibeles propiciarán la marcha de Manuela Carmena como regidora y conceder el bastón de mando al popular José Luis Martínez-Almeida. Pero no solo en Madrid, su entrada será relevante a la hora de forjar mayorías en los ayuntamientos de Burgos, Ciudad Real, Almería, Santander, Badajoz, León, Jaén, Guadalajara, Palencia, Teruel, Zaragoza, Alicante, Córdoba y Granada.

La opinión pública previsiblemente hará hincapié en que Vox se desinfla, pero lo cierto es que de manera progresiva se está haciendo un hueco en las instituciones del país. La prueba del algodón que demuestra que están muy presentes es la petición que ha hecho este domingo el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, a Albert Rivera, sin nombrarle directamente: “Llamo a todos los partidos a que reflexionen, y que dejen a un lado la dialéctica electoral para pensar en los españoles, que ni mucho menos quieren hacer descansar la gobernabilidad de sus instituciones en manos de una formación política que claramente está centrada en la ultraderecha".

Lo más