• DIRECTO

    Tiempo de Juego

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Boletín

Maragall gana a Colau en Barcelona

ERC vence en las elecciones con diez concejales, los mismos que Barcelona en Comú

Vídeo

 

AGENCIAS

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 02:05

ERC ha ganado por primera vez en su historia reciente las municipales en Barcelona al superar en votos a Ada Colau aunque empatando en escaños, lo que aboca a Ernest Maragall a explorar pactos para conjugar su agenda independentista para la capital catalana con un programa social de izquierdas. Cumpliendo con el tópico de lo que suele llamarse un escrutinio de vértigo, con el 100% escrutado y un 66 % de participación, Maragall ha obtenido 10 escaños, empatando en concejales con BComú y superando a éste por apenas 4.800 votos (160.990 frente a 156.157).

Barcelona

 


En tercera posición ha quedado el PSC de Jaume Collboni, que con 8 ediles y 138.748 votos supera claramente los 4 escaños de 2015, seguido del candidato de BCNCanvi-Cs, el ex primer ministro francés Manuel Valls, que con 6 escaños mejora en uno los cosechados por la formación naranja en solitario hace cuatro años.    JxCat, con el exconseller preso Joaquim Forn como cabeza de cartel y Elsa Artadi como número dos, ha logrado cuatro escaños y ha caído de la segunda a la quinta posición con respecto a los 10 que la antigua CiU de Xavier Trias logró en 2015, mientras que, contradiciendo la mayoría de sondeos, el PPC de Josep Bou ha logrado representación con 2 concejales, uno menos que hace cuatro años.

 Visto este escenario, el apellido Maragall podría volver agrabarse en la alcaldía de Barcelona, culminando una trayectoria en  la que ha transitado en el ámbito municipal desde el PSC, donde fuemano derecha de su hermano y ex alcalde Pasqual, hasta ERC, pasando  por la Generalitat como conseller en dos ocasiones distintas con ambos partidos.  Sin embargo, para que Barcelona cuente por primera vez con un alcalde explícitamente independentista el veterano político (76 años) deberá emplearse a fondo para tejer alianzas que le faciliten no sólo la alcaldía, sino la gobernabilidad con sólo 10 ediles, uno menos con los que Colau gobernó hasta ahora en solitario.

No será fácil para Maragall tirar del hilo exclusivamente independentista, ya que las formaciones explícitamente secesionistas (ERC y JxCat) suman sólo 15 concejales del total de 41 escaños y la CUP ha desaparecido del pleno consistorial. Más viable parece, según el escenario electoral dibujado esta noche, que Maragall opte por explorar una agenda social y de izquierdas, ya que las formaciones progresistas ha sido claras ganadoras esta noche al sumar 28 regidores ERC, comunes y PSC.  La clave puede residir en que ERC, tras su histórica victoria en las generales en Cataluña apenas hace un mes y la no menos histórica de hoy en Barcelona, sepa tejer las suficientes complicidades para, sin romper ninguna de sus dos almas (independentista y de izquierdas) hacerse con la alcaldía y gobernar. Y es precisamente esta última clave la que Colau ha apelado en su primera intervención pública esta noche, cuando, pese a reconocer la victoria de Maragall, ha recordado que Barcelona ha votado claramente por la izquierda.

 Sin embargo, la renuencia de Collboni a promover una alcaldía independentista puede dificultar un acuerdo amplio de izquierdas entre ERC, BComú y PSC, lo que obligaría a Maragall a poner más acento en la agenda social que en la del "procés" secesionista e ir transaccionado acuerdos a ambos ejes de poder. Por distritos, la formación de Ada Colau ha ganado en Ciutat Vella, Gràcia, Horta-Guinardó, Sant Andreu, Sant Martí y Sants Montjuic, mientras que ERC se ha impuesto en L'Eixample y Les Corts, el PSC en Nou Barris y Manuel Valls en Sarrià-Sant Gervasi.

Cuando apenas hace un año Maragall anunció su ingreso en ERC no parecía que su carrera política cruzara la Plaza de Sant Jaume para
pasar de la Generalitat a alcaldable por ERC. A la vista de lo ocurrido esta noche, el voto independentista ha repartido su confianza entre Barcelona y Waterloo, donde Carles Puigdemont ha ganado claramente las europeas. 

VALLS ADMITE SU FRACASO

El candidato a la alcaldía de Barcelona Manuel Valls ha quedado en cuarto lugar, con 6 ediles, logrando un regidor más de los que obtuvo Ciudadanos en las anteriores municipales, si bien ha admitido que "ha fracasado" en su intento de frenar al independentismo de ERC y al "populismo" de Ada Colau.  En una comparecencia ante los medios, Valls ha asumido su "responsabilidad" por no haber logrado sus objetivos y se ha reafirmado en que su compromiso con Barcelona "sigue vivo", de manera que será regidor en el consistorio barcelonés. El candidato ha querido lanzar también un mensaje a nivel nacional y, sin mencionar explícitamente a Ciudadanos, ha advertido que cualquier acuerdo con Vox "sería un motivo para romper con un partido". 

ERC GANA POR 81 VOTOS EN LÉRIDA

También ha sido muy reñido el escrutinio en Lérida. ERC ha ganado por 81 votos al PSC en la ciudad de Lleida, un histórico feudo donde los
socialistas catalanes han ostentado la alcaldía en los últimos 40 años, aunque ambas formaciones han empatado con siete concejales, la mitad de los 14 que se necesitan para obtener la mayoría absoluta.  Con el 100 % escrutado, la candidatura del republicano MiquelPueyo se ha  situado en primer lugar con 13.402 sufragios (23,77 %), tan solo 81 más que el socialista Félix Larrosa, que en agosto asumió la alcaldía en sustitución de Àngel Ros, que se ha quedado en 13.321 papeletas (23,63 %).

Los republicanos han obtenido un notable crecimiento, con cuatro concejales más que en 2015, hasta los siete, los mismos que han cosechado los socialistas, que ostentaban ocho, en un ayuntamiento que queda muy fragmentado. De esta forma, JxCat -cuyo espacio político ocupaba CiU en las pasadas elecciones- se ha visto superado por ERC en la segunda plaza y ha quedado en tercer lugar con los mismos seis concejales que ya tenía en 2015. Por su parte, Ciudadanos es la cuarta fuerza y sufre un descenso de 4 a 3 concejales, mientras que el Comú de Lleida y el PP conservan dos concejales cada uno. La CUP, que ocupaba dos asientos en la Paeria, se queda fuera del Ayuntamiento.

Lo más