¿Dónde ha perdido más escaños Ciudadanos?

Los de Rivera han desaparecido en 13 comunidades, y su decena de diputados proceden de Andalucía, Madrid, Cataluña y Comunidad Valenciana

¿Dónde ha perdido más escaños Ciudadanos?

 

AgenciasCOPE.es

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 02:22

La formación naranja, que en los comicios del pasado 28 de abril consiguió representación en todas las comunidades autónomas, a excepción del País Vasco, ahora ha desaparecido en 13 de ellas, y su decena de diputados proceden de Andalucía, Madrid, Cataluña y Comunidad Valenciana.

Por tanto, los de Albert Rivera no han logrado sacar rédito político de aquellas comunidades autónomas donde cogobierna con el PSOE o el PP, y en las que, por tanto, se están empezando a aplicar las recetas 'naranjas'.

SIN REPRESENTACIÓN EN CASTILLA Y LEÓN Y MURCIA

Tal es el caso de Castilla y León y de Murcia, donde no han cosechado ni un solo diputado, o de las de Andalucía y la Comunidad de Madrid, donde han sufrido un importante revés. En Madrid han bajado de 8 a 3 diputados, pasando del segundo puesto al quinto, y han perdido casi medio millón de votos y casi un 12% de apoyo, y en Andalucía han pasado de 11 a 3 escaños y también se han dejado por el camino casi medio millón de papeletas y cerca de un 10% de respaldo ciudadano.

COMUNIDAD VALENCIANA

En la Comunidad Valenciana, otra de las grandes plazas de los 'naranjas, Ciudadanos ha logrado tan sólo dos escaños, cuatro menos que en el 28A y un respaldo del 7,73%, diez puntos porcentuales menos que hace medio año.

CATALUÑA

Mientras, en Cataluña, donde es el primer partido de la oposición, sólo ha conseguido dos escaños, casi seis puntos menos que hace seis meses y ha obtenido menos apoyo electoral incluso que la CUP y Vox, un 5,61%. Menos apoyo han obtenido incluso en Canarias (5,38%), Cantabria (4,76%), Galicia (4,32%) y País Vasco, donde su representación es casi insignificante (1,11%).

Este hundimiento del partido autodenominado "centrista" ha provocado que algunas de sus máximos dirigentes no hayan conseguido un asiento en el Palacio de la Carrera de San Jerónimo. Tal es el caso del secretario general del partido y cabeza de lista por Almería, José Manuel Villegas; del secretario de Organización, Fran Hervías, que iba de uno por Granada; o del que fuera portavoz del grupo parlamentario en el Congreso, Juan Carlos Girauta, que encabezaba la candidatura de Toledo.

OTROS DIPUTADOS SIN ESCAÑO

Otros diputados que se han quedado fuera son el asturiano Ignacio Prendes y la madrileña Patricia Reyes, que ocupaban sendos puestos en la Mesa del Congreso; el que fuera director de la Guardia Civil y la Policía con el PSOE, Joan Mesquida, cabeza de lista por Baleares; la canaria Melisa Rodríguez, los madrileños Edmundo Bal y Miguel Ángel Gutiérrez, tres pesos pesados de Cs en el Congreso; y los catalanes José María Espejo y Carina Mejías.

Así las cosas, de los diez miembros del Comité Permanente de Ciudadanos, seis se han quedado sin un sillón en la Cámara Baja (José María Villegas, Fran Hervías, José María Espejo, Melisa Rodríguez, Juan Carlos Girauta y Miguel Gutiérrez), a los que se suman otros seis integrantes del Comité Ejecutivo (Nacho Prendes, Patricia Reyes, Carina Mejías, Joan Mesquida, Edmundo Bal y Beatriz Pino).

Pero los malos resultados de Ciudadanos no sólo se han limitado al Congreso, puesto que en el Senado no han logrado representación alguna. En los comicios de hace medio año, el partido naranja consiguió entrar por primera vez en la Cámara Alta con tres senadores. Ahora sólo mantiene los seis que tenía por designación autonómica.

El hecho de que Ciudadanos haya pactado a izquierda y derecha en diversas comunidades autónomas y en cientos de ayuntamientos y el hecho de que haya virado su estrategia en tan sólo unos meses ha podido provocar esta debacle: han pasado de negarse inicialmente a pactar con el PSOE, a hacer una oferta 'in extremis' al PSOE a mediados del pasado septiembre para tratar de evitar unas segundas elecciones, como pedían los dirigentes más críticos de Cs.

Pese a no tener éxito este cambio, pues Sánchez rechazó, como le proponía, deshacer sus acuerdos con los independentistas en Cataluña y Navarra, Rivera ha venido prometiendo desde entonces que haría todo lo posible tras los comicios de este domingo para tratar de desbloquear la investidura. No obstante, tras los malos resultados de este domingo, su capacidad de influencia se ha visto muy mermada, al igual que el liderazgo de su presidente.