Decálogo para un gobierno "progresista" y "leal": análisis del pacto entre PSOE y Unidas Podemos

Sánchez e Iglesias han firmado su acuerdo de gobierno en tan solo 48 horas, un acuerdo con 10 puntos que auguran más gasto y tensiones internas

Decálogo para un gobierno progresista” y “leal”: análisis del pacto entre PSOE y Unidas Podemos

Paco Campos

Twitter

Redactor de COPE.es

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 16:17

Se han puesto de acuerdo. Sánchez e Iglesias han sellado un pacto de gobierno de coalición en menos de 48h. Si este verano vivimos un sainete de negociación protagonizado por Carmen Calvo y Pablo Echenique, que no llegó a nada, parece que tras los resultados de este domingo, la izquierda ha cumplido con su electorado.

Copia del acuerdo firmado por ambos líderes

 Copia del acuerdo firmado por ambos líderes

Creación de empleo, lucha contra el cambio climático y eutanasia

Si hay una expresión que ha repetido Pedro Sánchez sobre el pacto, ha sido la de “gobierno progresista”, y sobre esta premisa, se ha estructurado un decálogo que cimentará los próximos cuatro años, al menos de momento.

En el primer punto se habla de “consolidar el crecimiento y la creación de empleo”, con medidas que combatan la precariedad y garanticen un “trabajo digno”. Veremos entonces cómo se conjugan las promesas de economía digital expresadas por Sánchez en campaña y la realidad de los 'riders' con la que Iglesias se ha mostrado siempre tan beligerante.

El siguiente punto está dedicado a un batiburrillo de cuestiones sociales. Desde un escueto compromiso por “luchar contra la corrupción”, hasta garantizar servicios públicos como la educación, incluyendo la petición morada de fomentar las escuelas infantiles de cero a tres años, la sanidad y la dependencia.

Además, en este segundo punto, se trata la problemática de las pensiones, donde ambas formaciones se comprometen a “asegurar la sostenibilidad del sistema [...] y su revalorización conforme al coste de la vida”. En resumen, subida de las pensiones, veremos conforme a qué, y aumento del gasto público. También hay una referencia expresa a “recuperar talento emigrado” o “controlar la extensión de las casas de apuestas”.

En el tercer punto se trata la “lucha conta el cambio climático”, haciendo especial hincapié en la “transición ecológica”, ministerio impulsado por el propio Sánchez o con la promesa de garantizar “un trato digno a los animales”. Veremos qué postura toman los socialistas con cuestiones espinosas como la tauromaquia, con la que Podemos tiene clara su postura.

El cuarto punto es más abstracto, pues se habla de fortalecer a las PYME e “impulsar la reindustrialización y el sector primario”. Concluye este punto del acuerdo un inconcreto compromiso a “Facilitar desde la Administración las bases para la creación de riqueza, bienestar y empleo, así como el impulso digital”.

Finaliza este primer bloque de cinco propuestas un compromiso por regular la “eutanasia”, salvaguardar la “diversidad” y “asegurar España como país de memoria y dignidad”. Veremos cuánto más lejos se llevarán las políticas relacionadas con la ley de memoria histórica, tras la exhumación de Franco.

Feminismo, Cataluña y subida de impuestos

Siguiendo con esta tanda de promesas, desde el nuevo gobierno (que veremos con qué apoyos más cuenta) se apuesta por incrementar el catálogo de derechos, asegurando “la cultura” como uno de ellos o fomentando el deporte.

Pasamos a uno de los puntos estrella del acuerdo, el séptimo y relativo al feminismo. Aquí hay grandes acuerdos entre las posturas de ambos partidos y pocas diferencias se prevén de cara a elaborar posibles leyes. “Garantizar la seguridad, la independencia y la libertad de las mujeres a través de la lucha decidida contra la violencia machista”, aseguran. Además, se hace referencia a luchar por la “igualdad retributiva”, veremos si prospera aquel globo sonda lanzado por Carmen Calvo hace un año en el que creía conveniente garantizar por ley el acceso de las mujeres a puestos de responsabilidad en la empresa privada.

En este mismo punto, también se habla de la regulación de los permisos de paternidad y maternidad, para que sean “iguales e intransferibles”, o de otras cosas como el fin de la prostitución y “la elaboración de una Ley de igualdad laboral”.

El punto ocho es de los más escuetos y tendremos que esperar para ver en qué medidas se concreta. “Revertir la despoblación: apoyo decidido a la llamada España vaciada”, asegura el acuerdo firmado por ambas formaciones.

Y llegamos al tema que más fricción causará en este eventual gobierno “progresista”, pues las posturas de ambos partidos en este tema resultan, en ocasiones, antagónicas: Cataluña. El acuerdo comienza con una promesa “el Gobierno de España tendrá como prioridad garantizar la convivencia en Cataluña y la normalización de la vida política”.

Las medidas concretas que se apuntan son fomentar “el diálogo en Cataluña, buscando fórmulas de entendimiento y encuentro, siempre dentro de la Constitución”. Parece que la idea de la mesa de negociación volverá a coger forma, veremos si esta vez con relator o sin él. Y por último, un dardo a Vox: “También se fortalecerá el Estado de las autonomías para asegurar la prestación adecuada de los derechos y servicios de su competencia”.

Para terminar este acuerdo, el décimo punto: cómo pagamos 'la fiesta'. “Justicia fiscal y equilibrio presupuestario”, es el título del último epígrafe. “El Gobierno impulsará políticas sociales y nuevos derechos con arreglo a los acuerdos de responsabilidad fiscal de España con Europa, gracias a una reforma fiscal justa y progresiva que nos acerque a Europa y en la que se eliminen privilegios fiscales”. Traducido: Subida de impuestos generalizada (hasta llegar a la media europea), y en especial a las rentas más altas. El nuevo catálogo de derechos tiene que financiarse de alguna manera.

Este es el acuerdo de gobierno que han alcanzado Sánchez e Iglesias. Un gobierno que deberá contar con cómplices necesarios para llegar a materializarse. Veremos entonces el papel (y las exigencias) de fuerzas como ERC, e incluso los 10 diputados de Ciudadanos.

Un último apunte: si Sánchez se ha preocupado en remarcar lo “progresista” del acuerdo, no menos veces, Iglesias ha tratado de enfatizar su “lealtad” al nuevo Ejecutivo que nace. Ya saben lo que dicen: 'Excusatio non petita, accusatio manifesta'. Veremos si el acuerdo nace o no herido de muerte.

Lo más