La Bolsa cierra entre Pinto y Valdemoro en una sesión, por fin, tranquila y sin crispaciones

Los inversores han tenido que digerir las peores previsiones económicas que maneja la Comisión Europea para España

Tesoro Español

Economía

Bolsa de Madrid

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 17:54

El índice Ibex 35 ha subido un tímido 0,10 por ciento, hasta 9.177 puntos. Ha intentado coronar los 9.200, pero le ha faltado resuello. Pero no está mal de vez en cuando una jornada de relax en los patios de operaciones. Los bancos -tras las ganancias de ayer- han operado con pequeños altibajos, con diferente suerte, pero todos con movimientos muy cortos.  Nada demasiado importante.

Hoy el consejo de ministros ha aprobado las medidas para que sean las entidades financieras las que paguen los  impuestos de las hipotecas. Los inversores consideran que los bancos tendrán que hacer frente a unos costes bastante manejables. Pero lo que mayor tranquilidad insufla en los mercados financieros es que desaparece el fantasma la retroactividad, que era la mayor preocupación para el sector bancario. 

Los inversores, eso sí, han tenido que digerir las peores previsiones económicas que maneja la Comisión Europea para España.  Bruselas reduce sus previsiones en dos décimas para este año y el siguiente, hasta el 2,6 y el 2,2 por ciento, respectivamente. 
Por su parte, la economía de Alemania, según el servicio de estudios del banco HSBC, se ha contraído durante el tercer trimestre del año. También el instituto IFW cree que la economía germana se ha deteriorado durante el verano. El dato de PIB trimestral alemán se conocerá la próxima semana. La agencia Moody's abunda en esta opinión, pero amplia el horizonte. En un informe constata que la economía mundial se está desacelerando y considera que seguirá haciéndolo en los próximos dos ejercicios.    
Fuera del sector bancario, destaca la caída de un 7 por ciento de Mediaset. Su beneficio se ha estancado, ha crecido apenas un 0,6 por ciento, hasta 147 millones de euros. Por el contrario, Indra ha subido un 5 por ciento.  Su beneficio se ha reducido un 35 por ciento en los nueve primeros meses del año, debido a menores resultados extraordinarios. Ha ganado 55 millones de euros. Lo mercados dan por buenas estas cifras.

Hoy el Tesoro ha vuelto al mercado en busca de financiación. Ha colocado deuda a medio y largo plazo. Ha ingresado algo menos de 4.000 millones.  El rendimiento de los bonos a tres años ha pasado del 0,12 al 0,10 por ciento. La rentabilidad de los títulos a cinco años, ha bajado del 0,61 al 0,56 por ciento. Muy por encima están los rendimientos que ofrecen las obligaciones a larguísimo plazo. Los títulos a 30 años rinden un 2,23 por ciento y un 3,03 por ciento las obligaciones que venden dentro de medio siglo. Tras esta subasta, la prima de riesgo se mantiene estable en 116 puntos, con la rentabilidad del bono de referencia a diez años en el 1,62 por ciento.

El euro se afianza por encima de 1,14 dólares. Hoy termina la reunión de dos días de la Reserva Federal. No se esperan grandes novedades, ni siquiera hay prevista rueda de prensa de su presidente. Pero los mercados están muy atentos al comunicado. Los analistas dan por hecho que la próxima subida de tipos de interés tendrá lugar en diciembre. Sería la cuarta subida en el precio del dinero de este año, que actualmente se encuentra en la franja que va del 2 al 2,25 por ciento.

Etiquetas

Lo más